Kia GT4 Stinger, galería de fotos


Hace pocos días, lanzamos la primicia del prototipo GT4 Stinger, que pone sobre la mesa la intención de hacer un coupé en Kia y que no se parezca nada al Veloster de Hyundai para los dos jueguen con cartas honestas y sin marcar.

Entonces teníamos dos tristes dibujos teaser, hoy ampliamos más la información con fotos, puesto que ya se ha desnudado en Detroit.

Como se mencionó en el anterior artículo, el pequeño fast-back con nariz de tigre se alimenta de un propulsor 2.0 turboalimentado y eroga 315 CV. Está muy por encima del motor 1.6 T-GDI del Veloster Turbo más potente.

Si bien el Hyundai es más asiático-europeo en su cuerpo, el Kia GT4 Stinger hace algún guiño a los pony cars de antaño; yo diría que se le pueden encontrar reminiscencias de los fósiles de los primeros Challenger en el hocico. No lo tildaría nunca de futurista salvo por su tecnología en los faros, ayuda a la conducción y habitáculo.

En caso de llegar a fábrica

El concepto de 2+2 plazas, si el Stinger pasa a producción, torpedea la línea de flotación del mito alemán Scirocco. Es de esperar que no se encuentren entonces ni rastros de la fibra de carbono que hay en el concept y que haya algún motor más cabal.

Lo que Kia parece que mantendrá es la tracción trasera y la opción de llegar a calzar llantas de 18, 19 y hasta 20 pulgadas, añadiendo frenos comprados al proveedor Brembo.

En el Hyundai Veloster existe la posiblidad de acoplar un cambio de doble embrague de seis marchas DCT (Double Clutch Transmision). El Kia GT4 Stinger concept es manual, pero, otra vez, si pasa a producción, es presumible que los surcoreanos ofrezcan la opción del mismo cambio automático.

Los precios no deberían alejarse demasiado entre los modelos de una y otra firma; estaríamos hablando de unos 30.000€. Volkswagen pide más o menos lo mismo por su Scirocco y a nadie se le caen los anillos. Con la calidad de producción que tienen hoy Hyundai/Kia, no veo el motivo por el cual estos coches tendrían que costar menos.

Son deportivos puros, y los que aspiran a ellos, sea en carnes de coupés o de compactos extremos, ya saben que les toca pagar.

Disfrutad de las imágenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *