KIA GT4 Stinger Concept para Detroit


El NAIAS o Salón de Detroit está a la vuelta de la esquina. El 13 de enero se retira el manto de terciopelo en todos los stands y a tenor de lo que ha ido transpirando las últimas semanas, se conjetura que esta edición esté más marcada por concepts que por vehículos de producción. Fue exactamente la misma crítica que algunos medios hicieron al último Salón de Frankfurt.

Desde aquí ya hemos dejado caer algunas pistas sobre lo que se verá en Detroit, pero hasta que las puertas no estén abiertas no se podrá hacer un balance o una guía completa. Lo que nos llega ahora es la apuesta de los koreanos de KIA. Siendo ellos los que están más decantados hacia lo sport, su concept apunta a lo que podría ser el siguiente ‘pepino’ de KIA (conste que el vocablo no termina de ser de mi agrado.)

Dos bocetos que no dicen nada y una nota de prensa más escueta aún. El GT4 Stinger, no obstante, se mantiene dentro de la última de tendencia generalizada de darle una cabina fast-back a todo vehículo que salte los 150 CV. Así, pues, está inscrito en la categoría de “Coupé 2+2.”

Schreyer se siente libre

El ensayo de pasarela no rompe con la línea de dibujo actual que Peter Schreyer ha ido introduciendo con mimo y esmero desde que fichara por este fabricante en el 2006. En todo caso, la vigente estética en KIA la depura y la acentúa más. Sólo hay que fijarse en cómo se ha iluminado la parrilla frontal que está ahora en todos sus modelos de última generación y que recibe el nombre de “Nariz de Tigre.”

Si se me permite el atrevimiento, diré que el señor Schreyer está dando mucho más de sí mismo en KIA que previamente en Audi, y aventuraría que en su contrato con los surcoreanos debía haber una cláusula que dijese más o menos «aquí nadie vigilará con ojos de robot cabezacuadrada cada paso que doy.»

De ser cierto que el GT4 Singer llegue a modelo de producción, perdería probablemente el labio inferior frontal de fibra de carbono, los respiraderos abiertos en el capó y las llantas de veinte pulgadas.

Por contra, lo que sí conservaría es la última evolución de motores de gasolina de Hyundai/KIA. Es un 2.0 l. de cuatro cilindros, turboalimentado, con 315 CV y tracción sobre el eje trasero. Por poco que me guste la palabra, es un ‘pepino’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *