Hyundai Genesis 2015, la segunda generación debuta en Detroit y llegará a Europa


La agallas de Hyundai/Kia no conocen techo. Se empezó a hablar de él como el Genesis Sedán 2014, pero no estará en venta hasta el 2015. De ahí el cambio de nombre que se ha hecho esta semana al presentarse en el NAIAS. En América o Asia hay hueco para las berlinas gigantes de lujo de marcas distintas, pero en Europa es un coto reservado a los alemanes, con permiso de algún inglés y algún japonés.

Renault o Citroën lo han intentado varias veces, siempre en números rojos y han tenido que cesar en su empeño con el rabo entre las piernas. Veremos si la aventura del segundo Genesis cuaja en este continente. Hyundai dice que la primera tentativa será traer unidades con el acabado tope y en cuentagotas.

Ampliar la gama con motores diesel, los otros gasolina disponibles y aventurar algún híbrido será en función de la acogida que tenga. Arriesgar y apostar, sí. Tirarse por un barranco a ver si ocurre un milagro, no.

Audi A8, BMW Serie 7, Mercedes Clase S, Jaguar XJ, Lexus GS… Va a ser complicado que los políticos, altos cargos y millionarios con chofer aparten su vista de estos coches y le presten atención al Hyundai, pero técnicamente la marca ha hecho todo cuanto ha estado en su mano.

La plataforma es nueva, más larga, más ancha y más ligera. No es tan grande como todos sus adversarios, apenas 5 metros de longitud, pero suficiente para entrar en el segmento.

Un camino propio

Está diseñado en el centro coreano de Namyang con los condicionantes de seguir el manual de instrucciones “Fluidic Sculpture”; parrillas, faros y molduras que se respetan desde que empezó el plan Momentum 2017, cuando Hyundai se hizo el firme propósito de sacar al mercado nuevas generaciones y nuevos modelos hasta sumar 22 productos en cinco años.

Como estándar sale con tracción trasera, pero con el V8 más potente de 5 litros y 420 CV, un propulsor creado por Hyundai dentro de una familia de motores con nomenclatura Tau, el Genesis puede equipar cuatro ruedas motrices. Estos motores siguen un poco el ejemplo de Mazda con el SkyActiv: no se reduce cilindrada, sino que se aumenta el ratio de compresión.


Para la tracción total, el sistema inteligente de reparto de par en las ruedas se conoce como HTRAC, y también es algo que Hyundai ha desarrollado por sí misma de principio a fin. Igual que el cambio automático de ocho relaciones: es otro dispositivo propio de Hyundai.

Será un producto que guste, que encaje, que sea fiable, que tenga una excelente performance… O no. A lo mejor es un cataclismo aparatoso. Pero nunca se podrá decir que Hyundai/Kia deja en un segundo plano su I+D. Para ellos, lo importante es que su tecnología sea genuina y propia, sin tener que pagar patentes caras, recurrir a proveedores, ni seguir el camino que otros abrieron antes. Esto, como mínimo, repercutirá en un precio más competitivo.

3 comentarios

  1. “(…)Estos motores siguen un poco el ejemplo de Mazda con el SkyActiv: no se reduce cilindrada, sino que se aumenta el ratio de compresión.(…)
    Veamos esto. No queremos autos de lujo con motores de moto y cinco turbos. Queremos mas motor y el consumo (por ejemplo) no es un problema en cualquier parte del mundo, si se puede tener un vehículo así. Esto es subjetivo, pero es una gran verdad, aunque duela. Excluyo de la cuestión a coches de segmentos desde A hasta C y algun D económico, pero están los autos del día a día y están los que son para los que podemos y deseamos volar a cualquier costo. ¿Me explico?

  2. ¡Objeción! (si, a mi). Me desvíe del tema central por mis impulsos. Yo creo que va a tener éxito en el segmento, porque si bien no nos animamos a lo desconocido, por lo que veo este vehículo puede pasar al lado de coches de Maserati,Mercedes-Benz, BMW, Jaguar o Lexus con la frente bien en alto. No es la primera vez que Hyundai toca este segmento, este coche estuvo allí como verdadero buque insignia Coreano, luchando a brazo partido con el Legend de Honda.

  3. Hola Javier, estamos muy de acuerdo en que nos cuesta animarnos a lo desconocido. En términos muy globales y (son consciente) olvidándome de los millones de personas que se salen de la norma, las personas tienden a ser conservadoras.

    Es un poco lo que digo al final del artículo: aparentemente esto es un gran vehículo, pero sólo el tiempo le dará o le quitará la razón a Hyundai. Por lo que se sabe ahora, el salto con respecto a la anterior generación es oceánico. Yo les deseo lo mejor. Si me preguntas a mí, este coche me gusta mucho.

    Salu2!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *