Toyota Corolla, Peugeot RCZ y Golf GTI Clubsport: tres calamidades del 2016

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

toyota corolla 2016
En lo de hincar la pata hasta lo más hondo del fiemo, el homo sapiens tiene un arte especial; ningún animal hace melonadas comparables. Mirando al futuro más próximo, hay un buen catálogo de torpezas por llegar. Algunas marcas ya han anunciado sus malos pasos para el 2016 y otras están por hacerlo aún. Metiéndonos dentro de lo que es valorativo y personal, y comprendiendo que este listado ofenderá un tanto a algunas personas, dejo reseña de las peores decisiones tomadas por los fabricantes este año.

Toyota Corolla 2016

Viviendo en la Península Ibérica, Italia, Francia, Alemania o el Reino Unido, en caso que alguien quiera comprar un Corolla, lo que más cerca le queda es Estambul. Hay que irse a Turquía, porque Toyota descontinuó la venta del sedán en Europa Central por su décima generación. Citroën, con el C-Elysée, y más recientemente Fiat, con el Tipo, han recogido lo que Toyota daba por desahuciado y lo están convirtiendo en beneficios. Otros que han dado fe de una inteligencia cóncava son los de Ford, que han escamoteado de España el Focus Sedán.

Toyota entrará en verano con unos retoques del Corolla 2014, que esencialmente recoge el rostro del Prius 2016, algunos abalorios de sensores y cámaras, y sigue firme en el camino de un coche mediano bastante elegantizado y de funcionamiento fino.

Peugeot RCZ

Con varios prototipos haciendo runrún en la prensa, el verano del 2015 Peugeot dijo que no habría un segundo cuerpo para el coupé. Los franceses, que tienen poco interés en las cosas que no sean francesas, imagino que todavía están con retortijones de barriga. Este coche sacó lo insustancial del Audi TT y el BMW Z4 a la superficie. Pero los prusianos, que lo mismo hacen poco caso de todo aquello que no sea alemán, porfiaron con sus coupés y siguen renovándolos; facsímiles unos de otros, caros y sin aspecto.

peugeot rcz 2012
Peugeot se está moviendo hacia un episodio histórico de título ‘by PSP’. Los GTi del 208 y el 308 agradan y son buenos movimientos, aunque se han quedado un tanto como los del grupo VAG: coches que no sugestionan a pesar de tener cifras de rendimiento fuertes.

Quienes pescan lo que Peugeot tira al contenedor de la basura son Mazda y Fiat, con el MX-5 y el 124 Spider. En lo que atañe a estos coches, Mazda ya tiene techo rígido y se espera una jugada paralela en el Spider, porque es de poco humorismo ver el guano de los pájaros defecado sobre las loneta al aparcar el vehículo en la calle de una ciudad.

Volkswagen Golf GTI Clubsport 2016

Contando con los 220 CV del GTI común y con los 230 CV del GTI ‘Performance’, es un absurdo plantear un tercero que brota, llanamente, del León Cupra. El Golf GTI es una máquina bien contrastada y concebida con un equilibrio perfecto de funambulista: rendimiento y utilidad. El sobrecoste de 6.000 € de este Clubsport es de lo más zompo que se le ha ocurrido a Volkswagen, ateniéndonos, sobre todo, a que un Golf titánico es un Golf R.

VW Golf GTI Clubsport
Los 300 CV del Golf R y su tracción total ponen en un lugar embarazoso a los que idearon el ‘Clubsport’. Estarían mejor centrándose en buscar un relevo al motor 2.0 turbo, porque ya tiene más de diez años, sus volteretas de configuraciones y mejoras no impresionan, y ya está gastado. Veo con mucha más estimación los proyectos como el Golf GTE, y delante de la presión de otras marcas con sus híbridos, en Volkswagen harían bien en sacudirse ese aire de harpagones y recortarle el precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *