Tecnología SKYACTIV de Mazda


Hoy os quiero hablar de la tecnología SKYACTIV que Mazda ha presentado con todo lujo de detalles en el Salón de Ginebra. Para empezar, hay que dejar claro que está orientada a modelos convencionales con motores gasolina y diésel. El objetivo no es otro que optimizar los consumos y las emisiones por una vía que no sólo se limita a la reducción de peso gracias a la utilización de materiales más ligeros.

El nuevo lenguaje de diseño de la compañía japonesa ha recibido el nombre de Kodo y ya lo pudimos ver por primera vez plasmado en el Mazda Shinari Concept. Ahora vuelve a estar presente, en esta ocasión para dar forma al Mazda Minagi Concept.

¿Qué es la tecnología SKYACTIV?

La tecnología SKYACTIV incluye mejoras en motores, carrocería, transmisión y chasis. El objetivo, como ya he comentado anteriormente, es el de reducir al máximo tanto el consumo como las emisiones de CO2 a la atmósfera. Son cambios que afectarán a los modelos de combustión interna y empezarán a dejarse ver por primera vez a lo largo de este año 2011.

SKYACTIV-D: Es un motor diésel capaz de cumplir hasta con la normativa Euro 6, la más restrictiva de todas que se pondrá en funcionamiento dentro de unos años. Reduce el gasto en un 20%, cuenta con turbocompresor de dos etapas, DPF, no necesita urea y es más ligero.

SKYACTIV-G: Es un motor gasolina de alta compresión: 14:1. No tiene problemas de picado de biela, es bastante más eficiente, tiene más potencia y un par mayor.

SKYACTIV-Drive: Es una nueva transmisión de 6 velocidades que disminuye el consumo en un 7% en comparación con la transmisión automática de 5 marchas actual.

SKYACTIV-MT: Es una transmisión manual para modelos con tracción delantera y motor delantero. Es más deportiva, pequeña y compacta.


SKYACTIV-Body: Las carrocerías son hasta un 30% más rígidas porque se utilizan ángulos rectos, lo cual sirve para cumplir con las normativas de seguridad. Además, el peso se ve reducido.

SKYACTIV-Chassis: Suspensión delantera de barras y trasera multibrazo que hace que la respuesta sea más dinámica. Todo ello sin afectar al confort, pensando en el reparto de pesos y en la rigidez.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *