Skoda Octavia Scout 2017: un restyling bastante completo

Skoda-Octavia-Scout
Tras desvelar el Skoda Octavia RS, ha llegado el turno del Octavia Scout, una versión familiar que es capaz de circular por terrenos off-road siempre y cuando la exigencia sea mínima.

La berlina del fabricante checo ha sido modificada a nivel estético y ha mejorado a nivel tecnológico y de equipamiento, mientras que el apartado mecánico nos trae alguna novedad que merece la pena conocer.

Nuevas ópticas

El frontal luces unos nuevos faros con tecnología LED incrustados en unos grupos ópticos que a mí particularmente me parecen un tanto extraños. También han cambiado los pilotos traseros y los antiniebla.

La parrilla es más ancha que la de su predecesor y hay que celebrar que el paquete “Rough Road” esté incluido de serie. Éste ofrece una serie de protecciones para las zonas más delicadas (los bajos y los conductos de combustible y frenos), al tiempo que incrementa la altura libre al suelo, algo que es posible gracias a una nueva suspensión y a unos neumáticos con un perfil más generoso.

Skoda-Octavia-Scout

Tracción total para todos

La tracción a las cuatro ruedas es común en todos ellos, si bien es cierto que en condiciones normales son las ruedas del eje delantero las que llevan la voz cantante. Las del eje trasero solo entran en acción cuando el sistema detecta una pérdida de tracción. Cada eje viene con diferencial autoblocante y eso se agradece cuando las condiciones de adherencia no son buenas.

Pantalla táctil de hasta 9,2 pulgadas

Skoda nos cuenta en la nota de prensa que los sistemas multimedia opcionales han mejorado gracias a una pantalla táctil de mayor calidad. Ésta, en el mejor de los casos, es de 9,2 pulgadas. También podemos crear una red WiFi después de instalar una tarjeta telefónica.

Lo que no ha cambiado en absoluto es el tamaño del maletero, que sigue siendo de 610 litros ampliables a 1.740 litros.

Skoda-Octavia-Scout

Tridente de motores

– 1.8 TSI de 180 CV, velocidad máxima 216 km/h, de 0 a 100 en 7,8 segundos, consumo medio 6,8 L y unas emisiones de 158 g/km.

– 2.0 TDI de 150 CV, velocidad máxima 207 km/h, de 0 a 100 en 9,1 segundos, consumo medio 5,0 L y unas emisiones de130 g/km.

– 2.0 TDI de 184 CV, velocidad máxima 219 km/h, de 0 a 100 en 7,8 segundos, consumo medio 5,1 L y unas emisiones de 133 g/km.

Skoda-Octavia-Scout
Esto significa que desaparece el motor diésel de 110 CV.

La caja de cambios puede ser manual de seis velocidades o automática DSG de siete relaciones. La gran novedad es que el TDI más humilde, el de 150 CV, puede asociarse a la transmisión automática por primera vez. De hecho, también por primera vez también lleva tracción integral.

Más control en los descensos

Para terminar, destacar que el nuevo Skoda Scout incluye un sistema de descenso de pendientes que le permite mantener constante la velocidad del coche sin que el conductor tenga que preocuparse por nada. Hace uso del freno de forma automática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *