Fiat Panda 2021, On the Rocks

  

Que un coche lleve cuarenta años fabricándose y sólo conozca tres generaciones habla muy bien de él. Y es que Fiat opera de modo dual: lo que toca, lo convierte en oro o lo convierte en fiemo; desconoce los términos medios cada vez que inventa un vehículo. El Panda, con la novela que lleva escrita, prueba que cae en la parte áurea de Fiat. El modelo de Gen3, del año 2012, nos lo renuevan por fuera en 2021 y nos lo sirven en un vaso con hielo, para darle un sabor más fresquito.

Los nombres de la versiones, a nuestro juicio, serán más favorables ahora para el mercadeo, más sencillas de promocionar. Una se llama “Panda” a secas; otra es la City Life; otra la Sport; otra la CityCross, y, la más amada por los pandistas, el increíble 4X4, sigue con el banderín de “Panda Cross”.

La competencia

Otros 4X4 con pedigrí y así de pequeños los hay, pero en España no se vende el Suzuki Jimny 2019 y en su lugar tenemos el Suzuki Ignis que, por sus cotas de elevación, ángulo de ataque, de salida y ventral, no se puede ni acercar al Panda en terrenos difíciles. De hecho, creemos que el Panda 4X4 podría circular sobre la luna o sobre el planeta Marte sin despeinarse.

Panda Sport

Con la versión Sport, igual hay más de una persona recordando el Panda 100HP de la segunda generación. Pues que se olvide. Lo deportivo en 2021 es sólo materia de sastres; cuatro apaños en los detalles de la carrocería y ya. Estructura y suspensión es la misma que en los otros tres acabados de Panda con impulsión por las ruedas delanteras.

Restyling discreto por dentro y por fuera

Fiat no ha dado el salto a la cuarta generación, cuestión que implicaría utilizar el chasis del Fiat 500 ‘2020’. Recordamos que este 500 ‘2020’ es, por ahora, sólo eléctrico. Y que el resto de Fiat 500 con motor de combustión siguen con el mismo chasis que el Panda del que estamos escribiendo.

Las variaciones exteriores se notan poco y, las interiores, se quedan en singular: dentro sólo hay una modificación apreciable a la vista, el sistema multimedios de la consola central. Por fuera, la cosa se queda en otro muestrario de llantas y ninguna otra pieza que altere de forma notable el diseño. Esto, para nosotros, también es bueno. El vehículo no se ve trasnochado ni con ganas de ir otra vez a la mesa de los ingenieros/diseñadores. Nosotros especulamos que al Sport le han llamado Sport porque le han colocado unas llantas de 16 pulgadas… Entrevemos que el grueso de las ventas se va a ir con los acabados City Life y City Cross, que buscarán el balance entre coste y equipamiento.

Motorizaciones y equipamiento

Fiat seguirá apostando por los bimodales de gasolina+GLP. Pero la mayor novedad es que aquel 1.2L. gasolina, cuatro cilindros y 69 CV se ha reseccionado de Fiat por siempre más. Ya no consta ni en el 500 ni el el Panda. Su puesto lo ocupa un tres cilindros de un litro con un pequeño motorcillo eléctrico, en lo que llaman ‘hibridación suave”. La transmisión es manual de seis marchas. Con el ingenio ‘Mild Hybrid’, se sube un caballo hasta 70 CV y se mejora de manera apreciable en arranques, recuperaciones de velocidad y décimas de consumo cada cien kilómetros. Aunque tampoco se ponga la gente a brindar y a celebrar; el objetivo era conseguir la etiqueta medioambiental ECO, y no un bloque fabuloso en prestaciones.

El Panda más raspado en equipamiento conectará el teléfono colocándolo en un soporte. Los demás, con la pantalla de siete pulgadas, podrán hacer la coyunda con su móvil por los sistemas Android Auto y Apple CarPlay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *