Opel Meriva 2014, todo lo que te interesa saber


Ya falta menos para que se ponga a la venta el nuevo Opel Meriva. El monovolumen de la firma alemana será presentado por primera vez en el Salón del Automóvil de Bruselas que se celebrará entre el 16 y el 26 de enero de 2014. Será entonces cuando se entregarán las primeras unidades a unos precios que conoceremos en noviembre.

No se trata de una nueva generación. Es más bien un lavado de cara que afecta a la segunda generación que vio la luz en 2010. Por aquel entonces nos sorprendió con el sistema de puertas FlexDoor o con las soluciones inteligentes para transportar objetos de todo tipo. Ahora, las novedades afectan a todos los niveles, desde el diseño hasta la tecnología pasando por los nuevos motores.

Diseño escultural


El frontal es idéntico al que luce el nuevo Opel Insignia, con una elegante parrilla cromada y unas ópticas que destacan por su brillo. La tecnología LED llega a los pilotos traseros y a las luces diurnas, mientras que una delgada barra cromada se encarga de dar forma a la cintura situándose por debajo de las ventanillas.

Así a grosso modo se puede decir que ha heredado algo de los Adam, Cabrio e Insignia. Es más refinado gracias a los pequeños detalles cromados que incorpora, como por ejemplo en el contorno de las luces antiniebla. Las llantas son de nuevo diseño y de dimensiones generosas, ya que están disponibles en 17 y 18 pulgadas (es el único monovolumen pequeño que ofrece 18 pulgadas en su catálogo de opcionales).

Los nuevos motores son más eficientes


En Opel se han adelantado a la normativa Euro 6 de emisiones que no entrará en vigor hasta septiembre de 2015. Su nueva generación de motores diésel la cumple sin problemas. El motor 1.6 CDTI, estrenado en el Opel Zafira Tourer, será el encargado de reemplazar progresivamente a los 1.3 y 1.7 CDTI.

La versión de 136 CV y 320 Nm de par máximo consume un 10% menos que su predecesor. Es un propulsor de aluminio con inyección directa por common-rail y turbocompresor de geometría variable. Pasa de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos, cuando el anterior Meriva lo hacía en 9,9 segundos. El consumo medio homologado es de 4,4 litros a los 100, cuando el Meriva con motor 1.7 CDTI de 130 CV se iba hasta los 4,9 litros. Las emisiones de dióxido de carbono también mejoran: de 129 a 116 gramos por kilómetro recorrido.

Además de la gama diésel, también es posible decantarse por tres motores gasolina de 1.4 litros. El de acceso entrega 100 CV, mientras que los otros dos, que por cierto son turbo, se van hasta los 120 y 140 CV en función de la elección. En estos dos casos la caja de cambios puede ser automática de seis velocidades de bajo rozamiento y equipada con la función ActiveSelect. Con ésta el cambio de marchas puede ser secuencial. Tal y como sucede con el 1.6 CDTI, el 1.4 gasolina también cumple con la normativa Euro 6.

Tecnología al poder


El sistema de infotainment IntelliLink no podía quedarse fuera. Está en el Adam y en el nuevo Insignia, así que el Meriva también se lo merecía. Sabéis que cuenta con conectividad Bluetooth y USB para que conectar tu smartphone sea más fácil. Con una gran pantalla de 7 pulgadas y alta definición es posible acceder a todos los gráficos que va mostrando a través de una interfaz muy fácil de manejar.

Tiene reproductor de CD y DAB (Radio Digital), la navegación está integrada y el control por voz está garantizado (mediante SIRI si tienes un iPhone).

El interior sigue importando


Es seguramente la parte más importante de todo monovolumen, la que más valoran los clientes que se acercan a un concesionario acompañados por los monstruitos que se subirán en la parte trasera. Opel lo sabe y por eso ha puesto todo su empeño en mejorar su ergonomía, practicidad y flexibilidad.

Empiezas a percibirlo fijándote en la consola central FlexRail, rediseñada para ser más funcional y con más espacio de almacenamiento para transportar los objetos que solemos llevar encima durante un viaje. Las puertas FlexDoor siguen abriéndose en sentido contrario en un ángulo de 84 grados, cuando lo habitual suele ser 64 grados. De esta forma instalar la sillita de los niños es mucho más fácil.

Tampoco puedo olvidarme del sistema de asientos traseros FlexSpace. Gracias a él puedes lograr que tu Meriva sea un cinco, cuatro, tres o dos plazas en función de tus necesidades. Por último, como opcionales hay que destacar el techo panorámico, el volante calefactable o la cámara de visión trasera que te facilita la vida al aparcar mostrando todo lo que hay a través de la pantalla de 7 pulgadas de la que os he hablado antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *