El vídeo del Volkswagen Karmann Ghia de 1969 convertido en coche eléctrico

volkswagen karmann ghia blanco y negro
En San Marcos, California, hay un taller discreto que esconde unos cuantos cientos de miles de euros en reliquias sobre ruedas. En cuanto a coches, los americanos siempre han sido muy del «háztelo tú mismo» y los trabajos por encargo. Ahora que nos hemos vuelto todos un poco lerdos y estamos desaprendiendo palabras en castellano para sustituirlas por su traducción en inglés, ya parece que las cosas son más serias o tienen altos rumbos si en lugar de personalización decimos ‘customización.’

Pues bueno, para customizar un coche clásico, o no tan clásico, como se verá en el vídeo, empieza a burbujear en Estados Unidos la tendencia a sacarle las tripas y las bielas, y sustituirlas por baterías.

Buscando un coche eléctrico, por lo corriente, el europeo se acercará a un concesionario, mientras que algunos americanos irán a una covacha a las afueras de un barrio residencial y le pedirán a mecánicos como los de EV West que transformen el cacharro más viejo que hayan heredado o conserven en la familia.

Me ha entusiasmado en particular el caso de este Volkswagen Karmann Ghia del año 1969…

No es por la polución

BMW M3 PIKES PEAK EV WEST
Una de las cosas que explica el propietario de EV West es que no arrancaron con el negocio pensando ni en verde ni en azul, sino en cómo ganar potencia y efectividad de conducción. Los coches que más han convertido en eléctricos han ido a parar a las carreras, como la de Pikes Peak.

Es un efecto secundario que se elimine algo de polución dentro de la ciudad (aún le damos vueltas a cómo hacer electricidad sin contaminar). Siendo la primera intención que un vehículo con 35 o 40 CV pase a tener 100 CV.

Al retirar el motor y cualquier otro componente mecánico como la caja de transmisiones, las vísceras se quedan algo huecas, pero hay que pensar que a data de 2015, las baterías siguen pesando mucho, de forma que el coche engorda entre 45 y 90 kilos, en función de las piezas que el cliente decida encargar.

La legislación estadounidense para vender, comprar y homologar coches es bastante laxa, y eso es lo que propicia, al último, todos estos movimientos. Si en España alguien quisiera hacer lo que se ve en este vídeo con un SEAT 850 y acometer la hombrada de regularizar la documentación, acabaría por desfallecer entre visitas a las oficinas de tráfico, informes sellados por ingenieros y los varazos recibidos en la ventanilla del banco. Es cierto que existen algunas iniciativas para normalizar estas transmutaciones en España, pero aún están lejos de recibir suficiente atención.

Volkswagen Karmann gasolina contra Volkswagen Karmann eléctrico

volkswagen karmann ghia
De acuerdo con los datos que encontrarás en sitios de consulta comunes (y aceptando que esos datos sean fehacientes), este coupé que se ensambló en Brasil lleva, o bien un motor 1.200 con 34 CV, o bien un 1.500 con 45 CV.

La conversión de los californianos rinde 100 CV, sobrepasa los 160 km/h y con la batería de iones de litio ha de alcanzar para no menos de 130 kilómetros con una sola carga. Hace más de un año, unos estudiantes en Kansas ya restauraron un Karmann y lo pasaron a coche eléctrico, y pese a que su faena sea más meritoria, no contaron con los recursos de EV West.

Si te gustan los clásicos, a lo mejor te salen remilgos y nostalgias por la mecánica, pero también hay otro lado: es una gran forma de conservar el patrimonio automovilístico. A punto de cumplir 50 años, cambiando pilas debería circular otros 50 más. Y a un coste comedido: la electrificación de este Karmann Ghia le ha salido a su propietario por 30.000 dólares.

Detractores y entusiastas de los coches a batería, disfrutad con el reportaje de la gente de Translogic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *