Un Mazda6 Diesel bate 20 récords de velocidad en un test de resistencia

mazda6papenburg2
El pasado fin de semana, mientras celebrábamos los avances de Volkswagen con la energía eléctrica en el salón EXPOelèctric de Barcelona, Mazda ganaba un pulso de fuerza tecnológica en el segmento de los motores diesel.

Tres unidades de Mazda6 carrocería sedán y con el propulsor 2.2 SKYACTIV-D quebraban, entre otros 19 récords, la marca de la velocidad media más alta en pruebas de resistencia para coches diesel de producción y con cilindrada entre 2.0 y 2.5 litros.

Los números aún están pendientes de la homologación de la FIA, pero los controladores de la prueba certificaron que el más rápido de los tres vehículos consiguió un promedio de 221 km/h en una maratón de 24 horas sobre la pista oval de Papenburg, y desbancó el actual tope de 209,83 km/h.

Los otros dos coches reportaron velocidades muy cercanas a las del que rodó siempre en cabeza. Las normas del examen contemplaban que no se podía circular a la estela del coche precedente para aprovechar su flujo de aire y descargar al motor de trabajo y consumo. En total, los vehículos hicieron 5.299 kilómetros en un día y sin incidentes.

Las demás plusmarcas corresponden a diferentes mediciones vinculadas a la resistencia, por ejemplo «el coche más rápido en cien kilómetros» y otras categorías similares; siempre hablando de motores diesel dentro de un margen de cubicaje específico y de unidades de serie sin alteraciones.

El músculo SKYACTIV

mazda6papenburg3
Este evento fue organizado para periodistas y conductores no profesionales que simplemente son clientes entusiastas de la marca. La campaña de reclutamiento de voluntarios en redes sociales se hizo la primavera pasada. Entre los ganadores que se pusieron a las órdenes de los ingenieros de pista había gente de siete países de la Comunidad Europea. Tenían que turnarse a los mandos por etapas de una hora y media de conducción.

La arquitectura SKYACTIV y sus cifras astronómicas de ratio de compresión dan la impresión de un bálsamo proselitista, que está dejando poco a poco sin argumentos a detractores de la ingeniería japonesa. Personal de Mazda explicó que la demanda de sus propulsores diesel es fuerte. CX-5 y Mazda6 popularizaron estos bloques, pero creo que con el reciente Mazda3 –y cuando llegue el próximo Mazda2– la solicitación de motorizaciones gasoil dentro de los concesionarios europeos de Mazda aún podría incrementarse.

Mazda está muy lejos de vender en España lo mismo que otros compatriotas suyos, pero en cada acción pública sobre un circuito reafirman que están haciendo un trabajo concienzudo. Sin ir más lejos, hace tan solo un año, otro Mazda6 SKYACTIV-D fue el primer diesel que ganó una carrera en el circuito de Indianápolis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *