Nuevos Seat León Cupra y León Cupra SC 2014


No es que corra el cava por las oficinas de Seat, pero algo más motivados están los trabajadores de la firma española tras los resultados obtenidos en 2013. Bajo la dirección de un tipo frío y calculador como Jürgen Stackmann las cosas están saliendo a pedir de boca. Ha sido doloroso despedir a decenas de trabajadores para reducir costes, pero era inevitable para garantizar la supervivencia de la empresa que está a la cola del Grupo VAG por mucho que nos duela.

En 2012 matricularon 54.856 coches, mientras que en 2013 se fueron hasta las 59.096 matriculaciones para recuperar la segunda plaza que les había arrebatado Peugeot. Es un crecimiento del 7,7% nada despreciable, pero todavía hay que remar para ponerse a salvo y mirar al futuro con más optimismo.


Dicho esto, hay que aclarar que no solo están centrando sus esfuerzos en modelos que se venden como churros. El Seat León es la joya de la corona junto al Seat Ibiza y está bien darles el máximo bombo posible. Por eso ahora están tirando la casa por la ventana para que lo sepamos todo del Seat León ST, el familiar. Sin embargo, también hay que trabajar a destajo en otros modelos que le dan caché a la marca, como es el caso de los Seat León Cupra y León Cupra SC, los dos últimos en llegar con un aspecto renovado.

Más potente que sus antecesores

El cambio puede ser manual o automático DSG, mientras que la carrocería es de 3 puertas en el SC y de 3 o 5 puertas en el Cupra a secas. El motor que montan, un 2.0 TSI, ofrece 350 Nm de par máximo entre las 1.750 y las 5.300 RPM. La potencia puede ser de 265 o 280 CV.


La versión que más acelera es la que monta el cambio DSG. Con ella y con 280 CV, puede pasar de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos (5,9 segundos con 265 CV), una décima más rápido que con el cambio manual. La velocidad máxima está limitada electrónicamente para no rebasar los 250 km/h. El consumo medio homologado, por increíble que parezca, no es un disparate. Se mueve entre los 6,4 y los 6,6 l/100 km gracias al sistema Start-Stop y

Tres modos de conducción

El diferencial electrónico XDS se encarga de gestionar toda la potencia que recae sobre el eje delantero. Frena la rueda tractora con menos agarre y la sensación de conducción es similar a la que se experimenta al utilizar un autoblocante mecánico, o al menos eso es lo que dicen en la nota de prensa que han preparado. El control de estabilidad se puede utilizar en tres modos distintos: con todas las ayudas, con el ESP jugando al despiste o directamente sin ayudas. La misma flexibilidad encontramos en los modos de conducción disponibles: Confort, Sport y Cupra.


De este Cupra podemos destacar muchas cosas. La iluminación interior LED es de color blanco (se convierte en rojo con el modo más deportivo), las llantas pueden ser de 18 o 19 pulgadas, sus entradas de aire son enormes, la dirección es progresiva (varía tanto el nivel de asistencia como las vueltas de volante)… Todo embutido en un chasis adaptativo que le permite ser 55 kilos más ligero que su antecesor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *