Nuevo Peugeot 308, precios y equipamiento


A pesar de conocer muchos detalles a estas alturas del llamado a ser el coche más decisivo para Peugeot en los años venideros, la segunda generación del compacto 308 se presenta oficialmente en Frankfurt en septiembre, y saldrá a la venta el próximo mes de octubre. Valorando motores, acabados, equipamiento y precios de salida sin promociones, parece que PSA se enterca en separar mucho a Peugeot de Citroën, aspirando a que el sello del león implique un plus de notoriedad y de estatus aparente.

Las opiniones sobre el diseño del coche y lo que promete la nueva plataforma EMP2, que le ha quitado 140 kilos de encima al vehículo, son muy dispares. Si se permite la opinión de un servidor, el nuevo 308 por fuera cumple en discreción, y su belleza está en el interior, en lo que la marca llama “el nuevo Peugeot i-Cockpit”. Dicho esto, ya me podéis contradecir y criticar. Ahora desglosemos la oferta que nos vamos a encontrar.

Por motores, todos los 308 podrán entrar en el recientemente aprobado Plan PIVE 3, al situarse los cinco disponibles dentro del grupo A en la clasificación energética que hace el instituto IDAE.

En cuanto al equipamiento, hay tres escalones, todos con un nivel de tecnología bastante impresionante:

Access

ABS y reparto electrónico de frenada EBD, control de estabilidad, siete airbags, aire acondicionado convencional, elevalunas delanteros eléctricos, cierre centralizado, ordenador de viaje, infotainment con radio CD y MP3, bluetooth y puerto USB, mandos en el volante, control de velocidad, retrovisores de regulación eléctrica y luces diurnas LED.

Como entrada, hay que remarcar que es impecable. Sobre todo porque no me canso de quejarme de que la versión inicial de un coche ha de incluir aire acondicionado. Esto ya no es un lujo, es un dispositivo de seguridad, y está demostrado que la temperatura correcta dentro de un coche es fundamental para la atención y los reflejos del conductor.

Al 308 Access sólo le pongo la pega de que las lunas traseras no sean también eléctricas, que no tenga llantas de aleación ni tampoco un reposabrazos delantero. Por tan poca cosa no vale la pena quedar mal.

Active

Se complementa con el sensor de lluvia y el encendido automático de luces. También añade sensor de aparcamiento posterior, espejo interior fotosensible, llantas de 16”, pantalla táctil en la consola para el manejo del infotainment y un sistema de sonido algo superior de denominación Arkamys. Por fuera lleva un paquete de detalles cromados y los retrovisores y los tiradores de las puertas son del color de la carrocería.

Es el acabado perfecto, en especial por la consola táctil, las llantas y el sensor de aparcamiento. Pero, nuevamente, las lunas traseras no son eléctricas y no tiene reposabrazos, así que hay que irse al más caro para encontrar cosas bastante básicas. Está claro que en un futuro los equipamientos de las versiones se ampliarán para atraer ventas, como sucede con todas las marcas.

Allure

A todo lo visto, súmale freno de mano eléctrico, sensores de aparcamiento también delante, faros Full LED, navegador en la consola, retrovisores plegables automáticos y llantas de 17”

Todos estos complementos no son racionalmente necesarios. Pero es en la única versión donde las cuatro ventanas son eléctricas y donde puedes disfrutar de la comodidad del reposabrazos.

Precios

David ya informó acerca de los propulsores y comentó que el ratio motor-precio tiraba a elevado, pero aún sin desmandarse. Si tuviera que elegir una marca que compartiera esta política de precios, sin duda sería Mazda. Esto puede representarle más que un inconveniente a Peugeot, sobre todo enfrentándose a Ford, Renault, Kia, Hyundai, Seat, etc… Excluyendo promos y planes de financiación, los números en octubre serán:

Gasolina
– Access 1.2 VTi 82 CV – 17.100 euros.
– Access 1.6 THP 125 CV – 19.050 euros.
– Active 1.2 VTi 82 CV – 18.750 euros.
– Active 1.6 THP 125 CV – 20.700 euros.
– Active 1.6 THP 155 CV – 22.750 euros.
– Allure 1.6 THP 125 CV – 22.550 euros
– Allure 1.6 THP 155 CV– 24.400 euros

Diésel
– Access 1.6 HDi 92 CV FAP – 19.100 euros.
– Access 1.6 e-HDi 115 CV – 20.500 euros.
– Active 1.6 HDi 92 CV FAP – 20.750 euros.
– Active 1.6 e-HDi 115 CV – 22.150 euros.
– Allure 1.6 HDi 92 CV FAP– 22.600 euros.
– Allure 1.6 e-HDi 115 CV– 24.000 euros

Es de esperar que los precios se desinflen con el paso de los meses, así como se anuncien nuevas motorizaciones o se incluyan cajas de cambios automáticas. Lo que no está tan claro es que se derive en otras carrocerías, como un sedán, un familiar o el descapotable, que desde los tiempos del 306 siempre ha sido una seña de identidad en el segmento C de Peugeot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *