Mercedes-Benz Clase C 2014


El Mercedes-Benz Clase C se renueva para el año que viene. El modelo más popular de la firma alemana en cuanto a ventas recibe una serie de cambios imprescindibles para adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes, esos que han comprado 2,4 millones de unidades del Clase C que todavía se vende en su red de concesionarios.

Su presentación oficial se producirá en el Salón del Automóvil de Detroit que se celebrará en enero. Sin embargo, no tenemos que esperar tanto para conocer todos los datos y ver el primer vídeo y la primera galería de imágenes de la berlina.

Más grande y más ligero

Estéticamente adopta una serie de cambios que modernizan su imagen por completo. Se ha dejado envolver por la revolución que está revitalizando los resultados de ventas de la marca, pero no es tan extremo como el Clase A o el CLA. Con este último, por cierto, comparte muchos rasgos a nivel estético, aunque por dimensiones es algo más grande. También comparte rasgos con el nuevo Clase S que pudimos ver con todo lujo de detalles en mayo, pero de éste hereda la parte elegante y funcional para satisfacer los deseos de un tipo de cliente que suele tener más de 35 años.


Es 9 centímetros más largo y 4 centímetros más ancho que su predecesor. Además, la distancia entre ejes ha crecido 8 centímetros, lo que se traduce en una ganancia de espacio para los ocupantes de las plazas traseras. La capacidad del maletero sigue siendo destacable, ya que 480 litros (5 más que el anterior Clase C) dan para mucho. Es una cifra muy parecida a la de los Audi A4 y BMW Serie 3, aunque sigue estando muy lejos de los 540 litros del Ford Mondeo o los 565 litros del Volkswagen Passat.

En lo que también ha evolucionado es en el peso. Se ha sometido a una dieta muy restrictiva que le ha permitido adelgazar 100 kilos. Según el fabricante alemán, eso se traduce en una reducción del consumo de combustible que ronda el 20%

Acero por aluminio

La mayor parte de ese adelgazamiento (el 70% para ser más exactos) ha sido posible gracias a la sustitución de piezas de acero por otras de aluminio tanto en el chasis como en la carrocería. Lo podemos ver en el techo, en las puertas, en el capó, en la tapa del maletero… El aluminio representaba el 9% de la composición del anterior Clase C, mientras que en el nuevo Clase C representa un 48%. La diferencia es abismal.

Motorizaciones

Inicialmente se comercializará con tres motores a elegir: un diésel y dos gasolina. Todos ellos contarán con función Start/Stop y cumplirán con la normativa Euro 6:

C 220 BlueTec: Es el único propulsor diésel que podremos elegir durante los primeros meses. Es de 2.143 centímetros cúbicos y entrega 170 CV y 400 Nm de par máximo. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos y consume una media de 4 l/100 km. Las emisiones de dióxido de carbono son de 103 g/km.

C 180: Estamos hablando de un 1.6 turboalimentado que entrega 156 CV y 250 Nm de par máximo. Pasa de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y su consumo medio es aceptable, ya que está fijado en los 5 l/100 km. Las emisiones de CO2 a la atmósfera son de 116 g/km.

C200: Es la opción más potente de todas. Se trata de un dos litros de 184 CV y 300 Nm de par máximo. Gracias a ello puede pasar de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y consume una media de 5,3 l/100 km. Las emisiones de CO2 son de 113 g/km.


Las cajas de cambio disponibles son dos manuales de seis velocidades y una automática 7G-Tronic Plus de siete velocidades. Además, algunas versiones podrán equipar el sistema de tracción a las cuatro ruedas 4MATIC.

Mercedes-Benz ha querido apostar por las versiones híbridas como también lo ha hecho con el Clase S. Por eso llegarán dos variantes, una con motor gasolina y otra diésel. Esta última será la primera en llegar al mercado y lo hará con 231 CV de potencia conjunta y un consumo mixto homologado de 3,9 l/100 km.

Equipamiento, seguridad e infotainment

A nivel de equipamiento hay tres opciones: Exclusive, Avantgarde y AMG. La direrencia entre todos ellos se manifiesta tanto por dentro como por fuera. Por ejemplo, la versión Exclusive lucirá el logo sobre el capó, mientras que en el resto será más grande e irá colocado en la parrilla frontal.

La cámara estereoscópica y el radar que hemos visto en los Clase E y Clase S también estará disponible en el Clase C. Además, también podremos disfrutar de funciones tan innovadoras como la Steering Assist del Distronic Plus, ideal para llevar mucho mejor lo de los atascos por el hecho de adaptarse a la velocidad del coche que nos precede a velocidades inferiores a 60 km/h.


De forma opcional podremos incorporar un sistema de proyección de datos en el parabrisas con una resolución de 480×270 píxeles. Se muestran imágenes de 21×7 centímetros que tienen que ver con la velocidad, el límite de velocidad de la vía por la que circulamos, indicaciones del navegador, etc. Lo mejor de todo es que se puede regular la altura a la que queremos que se muestre la información. Esa regulación, si los asientos disponen de memoria, puede guardarse para adaptarse rápidamente a la estatura de la persona que conduce en cada momento.

A nivel de climatización el Clase C es todo un lujo. Es capaz de activar la función de recirculación del aire cuando detecta que entramos en un túnel y puede adaptar la temperatura del coche en función de los datos que proporciona el navegador GPS. Por si fuera poco, y para no ser menos que el Clase S, dispone de un paquete denominado Air-Balance equipado con un humificador y un difusor de fragancias para el habitáculo.

Del interior tengo que decir que no me parece que sea el más minimalista del mundo, pero todo está colocado en su sitio y es muy intuitivo. Encontramos algo de deportividad, pero lo que predomina es la elegancia y el uso de materiales nobles. Una pantalla de siete pulgadas preside la consola central, aunque puede ser de 8,4 pulgadas si se adquiere el paquete Comand Online.


Los cinco difusores de aire repartidos por el salpicadero (tres en el centro y uno a cada lado) no pasan desapercibidos. Es una de las claves del nuevo diseño interior de los Mercedes-Benz, así que ya nos estamos acostumbrando a ellos. El nuevo sistema de infotainment se ha puesto al día en lo que a iluminación y funciones se refiere, como por ejemplo la conexión a Internet para conocer datos sobre el tráfico, el tiempo o las redes sociales. Además, el sonido ha mejorado gracias al empleo de algunas partes de la estructura como caja de resonancia, aunque para ir al cielo hay que decantarse por el sistema Burmester de sonido envolvente.

Precios y disponibilidad

Todavía no sabemos cuánto costará el nuevo Mercedes-Clase C en España, así que tendremos que esperar un poco más. En Alemania ya pueden reservar las primeras unidades porque saben su precio de partida: 33.558 euros para la versión C 180 con impuestos incluidos (19%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *