Nuevo Mercedes Clase A. Sí, se puede cambiar


A menudo las personas nos hacemos interrogantes filosóficos del tipo “¿Puedo arreglar aquel error que hice?” o “¿Tengo fuerzas para cambiar lo que no me gusta de mí?” Pues ahí tienes la prueba: existen las segundas oportunidades y siempre se puede cambiar. De entre las tres supermarcas alemanas, suelo inclinarme por los de la estrella. Pero existía aquel borrón sobre el papel que me obligaba a bajar la cabeza: Mercedes no tenía un compacto, sino un engendro furgonetero que desde que nació y se las vio con las pruebas del Alce estaba condenado. En una maniobra teatral, Mercedes le ha dado la vuelta a la tortilla.

En Motor a Fondo os hemos ido dando muchas pistas sobre el Clase A. No me atrevería siquiera a llamarlo “segunda generación”, porque en la primera prefiero ni pensar y porque este coche nada, rigurosamente nada, tiene que ver con el otro. Esto es un hatchback que torpedea la línea de flotación de BMW y Audi. Si me lo miro bien, hasta veo rasgos de uno en el morro y rasgos del otro en la trasera. Una vez que se retire el telón en septiembre, van a llover los mamporros entre los tres fabricantes. Es una lucha que promete.

Han apostado todas las fichas del casino por la deportividad, tanto en la estética como en el funcionamiento del vehículo. Su chasis está 160 mm más bajo que el anterior Clase A. Tiene un centro de gravedad bajísimo y un eje trasero de cuatro brazos. En consonancia con ello, la dirección es precisa. El coche tiene un gran aplomo en cualquier tipo de vías. Todo esto está complementado por la posibilidad de escoger tres reglajes distintos: confort, deportivo (disponible con el paquete dinámico o la línea de equipamiento AMG Sport) y el superdeportivo que está desarrollado por AMG (presente en el A 250 Sport).

Habrá que esperar un año para ver al auténtico Leviatán

Mecánicamente la oferta inicial se reparte en tres gasolina y dos diesel, cuyos saltos de potencia entre unos y otros son bastante racionales. No obstante, el año que viene saldrá el A 45 AMG. Tendrá un motor de 2 litros pero la potencia por ahora es desconocida. Las cajas de cambios pueden ser manuales de seis marchas o de doble embrague con siete posiciones.

Todos los cabos están atados para que la lucha cuerpo a cuerpo con Audi y BMW esté igualada, tanto a nivel de propulsores, como de oferta en interiores y acabados, como en posibilidades de añadirles extras. Si comparas los A3, los Serie 1 y el nuevo Clase A, verás que cuando los equipas con los mismos extras a todos, parece que hayan pactado los precios.

Si quieres conocer estos precios de salida en España, sólo tienes que consultarlos aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *