El Opel Adam Rocks está preparado para comerse el mundo

Opel Adam Rocks 2
Para comerse el mundo o para fracasar. Solo el tiempo lo dirá. Lo que está claro es que el Opel Adam a secas no ha logrado alcanzar el nivel de ventas que se le presumía cuando llegó al mercado como una alternativa serie del Fiat 500 y el MINI. No me parece un mal coche porque lo hemos probado y va de maravilla. Es extremadamente personalizable y sus líneas son el equilibro perfecto entre la redondez del 500 y lo cuadriculado del MINI, sobre todo si lo comparamos con el de la anterior generación, claro.

Como ven que no venden tanto como se esperaban, han recurrido a un anuncio sucio, de esos que en Estados Unidos son relativamente normales, pero que aquí no se ven porque están castigados. Me refiero al de aquella pareja que se casaba en dos Adams diferentes gracias a un cura que también conducía otro Adam y que se podía comunicar con ellos vía Siri. Causó un gran revuelo, pero la marca alemana no quiso entrar al trapo.

El pionero de un nuevo segmento

Opel Adam Rocks 3
Dicho esto, no le veo mucho sentido a la versión Adam Rocks, de la que todavía deberían venderse menos unidades teniendo en cuenta que su estética es más extraña y su concepto es difícil de digerir. ¿Un mini-crossover descapotable? Sí, es el nicho que se han inventado los de Rüsselsheim, a los que no les falta fe en esta nueva creación de la que ya te hemos hablado en más de una ocasión.

Diseñado para que puedas hacer lo que te dé la gana con él

Es pequeño pero matón. Robusto, con unos faldones muy marcados y con molduras especiales que le protegen en caminos off-road. Eso no quiere decir que sea un todoterreno, desde luego, pero también le ayuda que la carrocería esté 15 mm más elevada respecto al suelo si la comparamos con la del Adam convencional. No le faltan nuevos reglajes en la suspensión, en los amortiguadores, en la dirección en la geometría de los ejes delantero y trasero y en el control de estabilidad.

Pruebas y más pruebas

Opel Adam Rocks
40.000 kilómetros en el Centro de Pruebas de Opel, que según nos cuentan equivalen a 160.000 kilómetros en condiciones y entornos normales, han sido suficientes para que los ingenieros le hayan dado el visto bueno tras comprobar su comportamiento ante resaltos, piedras, baches, adoquines y pistas onduladas. Su chasis lo ha soportado todo.

Motor gasolina turbo

El motor es un gasolina turbo de 1.0 litros con potencias de entre 90 y 115 CV. No le falta el sistema de infotainment IntelliLink para estar siempre conectado y hasta tiene un techo corredizo de lona que le hace especial y le permite ganar adeptos en la temporada de verano, que es cuando lo van a lanzar. ¿La fecha exacta? Todavía no se ha dado a conocer, pero lo que más nos preocupa no es eso, sino su precio, que es lo que determinará su éxito en los concesionarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *