BMW i8 desde 129.900 euros en España


Es uno de los lanzamientos previstos para el 2014 que acabamos de estrenar con la esperanza de que sea un año mejor que el que hemos dejado atrás. El BMW i8 es el segundo modelo de la división i, el primer híbrido enchufable que fabrica la firma alemana para ampliar su gama.

Sabíamos que sería un superdeportivo muy caro, así que los 129.900 euros que costará en España no son motivo de sorpresa. Para que os hagáis una idea, costará algo menos que la versión más económica del Audi R8, que es un posible competidor si dejamos a un lado las diferencias mecánicas. El superdeportivo de los cuatro aros sale desde 138.400 euros, aunque en potencia el i8 no le puede hacer sombra porque la versión más contenida el R8 entrega 430 CV.

Un 2+2 enchufable

Estamos hablando de un 2+2 que también ha sido fabricado utilizando polímero reforzado con fibra de carbono (PRFC) para la jaula del habitáculo y las puertas. También han recurrido al aluminio, algo que ha hecho posible que su peso sea de tan solo 1.490 kilos. El coeficiente aerodinámico es de 0,26 y su centro de gravedad es muy bajo, un dato positivo que se suma a la equilibrada distribución de pesos entre los dos ejes.


Al ser un híbrido enchufable (plug-in-hybrid-system) dispone de un motor eléctrico que acompaña a otro de combustión. El gasolina es un tres cilindros de 1.5 litros con tecnología BMW TwinPower. Entrega 231 CV y 320 Nm de par máximo que se suman a los 131 CV y 250 Nm que ofrece el propulsor eléctrico síncrono híbrido. En conjunto, una suma de 362 CV y 570 Nm que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos hasta alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima.

Lo mejor de todo no es eso. Lo mejor está en los consumos. El consumo según ciclo de pruebas de la Unión Europea es de tan solo 2,5 l/100 km, mientras que las emisiones de CO2 son de 59 g/km. Además, en modo puramente eléctrico puede recorrer 35 kilómetros a una velocidad de 120 km/h.

Cuatro modos de conducción

Para disfrutar de su dinamismo, puedes decantarte por hasta cuatro modos de conducción distintos en función de tus preferencias o necesidades:

Modo COMFORT
Puedes activarlo para moverte por ciudad en modo completamente eléctrico a velocidades que no superen los 60 km/h. El propulsor eléctrico se encarga de todo, incluyendo la salida de los semáforos y las maniobras de adelantamiento.

Modo ECO PRO
Sirve para modificar el comportamiento del aire acondicionado, la calefacción, el acelerador y la transmisión. El objetivo es lograr la mayor eficiencia posible. El motor de combustión solo entra en escena cuando el nivel de carga de la batería es muy bajo.


Modo SPORT
El cambio de marchas es exclusivamente manual y el motor TwinPower Turbo se encarga de recargar la batería durante la conducción. La energía se recupera durante el frenado y la propulsión. El motor eléctrico descansa.

Botón eDrive
Se puede activar con los modos COMFORT y ECO PRO. Muestra todo el potencial eléctrico del i8, ya que el motor de combustión no actúa hasta que se termina la batería. Si este botón no está activado, el 1.5 litros gasolina se enciende a velocidades por encima de los 60 km/h.

Equipamiento completo

En lo que a equipamiento de serie se refiere, el primer híbrido de la firma alemana incluye llantas de aleación ligera de 20 pulgadas, aunque opcionalmente también es posible decantarse por unas llantas de fibra de carbono que son preciosas. Las puertas se abren verticalmente para reforzar su carácter deportivo, mientras que el frontal nos recuerda al BMW i3 salvando las distancias.

No le falta Navegador Professional, display digitalizado en el tablero de instrumentos, sistema de mando BMW iDrive con pantalla Control Display independiente, asientos deportivos tapizados con piel, cuatro colores para la carrocería y hasta cuatro variantes de equipamiento interior.

Todas las luces son LED, pero de forma opcional también existe la posibilidad de incorporar luz de carretera con tecnología láser. Es una de las grandes novedades que ya os comenté cuando hablé de los nuevos detalles del BMW i8.

Tecnología al servicio de la seguridad y el confort

La seguridad y el confort están garantizados gracias a los sistemas que han desarrollado y que están a disposición de los clientes:

– Regulación de velocidad con función de frenado
– Park Distance Control
– Sensor de lluvia y llamada inteligente de emergencia
– Asistente de conexión y desconexión de luces altas
– Cámara de conducción para la marcha atrás
– Imagen de visión panorámica Surround View
– Advertencia de acercamiento peligroso al coche que circula delante
– Información sobre límites de velocidad con indicación de prohibición de adelantamiento
– Detección de personas y función de frenado
– Pantalla virtual Head-Up Display
– BMW Online Entertainment
– Información sobre el estado del tráfico
– Otros servicios BMW i, como por ejemplo el guiado intermodal hasta el destino

Con todo esto, el BMW i8 lo tiene todo para triunfar. No se le puede achacar nada en cuanto a prestaciones, estética y eficiencia. La única pega es la de siempre: su elevado precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *