Uber reconoce fallos graves en su Volvo autónomo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Uber-San-Francisco
¿Quién dijo que iba a ser fácil? Nadie. ¿Quién dijo que iban a estar preparados para la venta en 2020? Más de un fabricante con la boca pequeña, e hicieron bien de decirlo así porque me temo que la cosa no irá tan rápido.

Los coches autónomos progresan adecuadamente. Los ingenieros están perfeccionando los sistemas que se encargan de velar por nuestra seguridad, aunque todavía hay ciertas lagunas en el software que tiene como objetivo conducir sin cometer errores.

Se han saltado semáforos en rojo y han invadido carriles bici

Uber, una de las empresas que más se está implicando en la conducción autónoma caminando de la mano de Volvo, está registrando fallos graves en sus pruebas. En Pittsburgh todo salió a pedir de boca, pero en San Francisco los resultados no son tan buenos como esperaban.

Allí ha estado a punto de sembrar el pánico al saltarse semáforos en rojo e invadir carriles bici. No ha habido que lamentar ningún accidente porque en todos los vehículos de prueba hay una persona que se encarga de reaccionar ante cualquier imprevisto, pero en estos momentos no está nada claro que vayan a recibir la autorización necesaria para circular por las callas de California.

Como podrás comprobar en el vídeo que se muestra a continuación, el pasado 15 de diciembre uno de los Volvo de Uber fue pillado por un conductor saltándose un semáforo en rojo. El vídeo fue publicado en YouTube y eso hizo que varios medios se hicieran eco de la noticia, lo que ha obligado a Uber a salir a la palestra para dar explicaciones.

El gobierno de California les ha castigado

Lo más increíble de todo es que Uber no ha culpado a su software por lo sucedido, sino que ha cargado contra el conductor argumentando que ese coche no pertenece a la flota de taxis autónomos que están dando vueltas por San Francisco. El gobierno de California, como es lógico, no se lo ha tragado y ha ordenado retirar el permiso de conducción, así que Uber tendrá que irse con la música a otra parte si no quiere recibir una sanción.

Por si no tenían suficiente con lo del semáforo, la Coalición de Bicicletas de San Francisco ha emitido un comunicado en el que recoge las quejas de varias personas que han visto peligrar su integridad física por culpa de uno de los taxis de Uber. Por lo visto, no es capaz de interpretar que existe un carril bici y hace el giro de forma brusca, lo que compromete seriamente la seguridad de los ciclistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *