SsangYong Musso Pick-Up 2019, conducir por lo intransitable y salir de una pieza

SsangYong-Musso-Pick-Up
Más anuncios en fechas del Salón de Ginebra. Los surcoreanos han retomado un nombre importante en su firma, el Musso, coche finisecular que llevó a la marca del siglo XX al siglo XXI. Sustituirá a la Actyon Sports Pick Up, en un instante particularmente dulce para las carrocerías de trabajo con carga descubierta.

Tiene mucho en común con el Rexton

Esta Musso poco o nada se parece al coche de carrocería tapada del 1998-2004. De entrada, pasamos de aquellos 120 CV a 181 CV. El motor, lo mismo que el chasis, es compartido con el nuevo SsangYong Rexton M2018. Toyota ha tajado una separación demasiado grande entre su Land Cruiser y su pick-up Hilux M2016, haciendo de ésta una herramienta bastante diluida y de carácter decorativo. Da la impresión que en SsangYong han evitado caer en este despiste.

Condiciones off-road

De tal cosa, se desprenden las siguientes características: la Musso es un todoterreno auténtico, no un SUV. Su hábitat son los suelos hostiles, no las autovías ni los ovillos de calles en urbes y municipios de distintas layas. Velocidades trepidantes, postales de un mundo de idiocracia, haciendo volar una cometa en la playa… Todo este aparato de márquetin, olvídalo. Tanto el Rexton M2018 como esta Musso M2019 están pensados para cruzar lo inhabitable y salir enteros.

SsangYong-Musso-Pick-Up
Quien desee sacarle el máximo partido ha de pasar buena parte del año en climas extremos y moverse por zonas difíciles de montaña. Es muy apta para todo aquel que trabaje en el sector agrario y también en la construcción/mantenimiento de viviendas e instalaciones con difícil o impensable acceso por vías asfaltadas.

Tres niveles de equipamiento y un solo motor

En resumidas cuentas, el Rexton y la Musso contestan al Toyota Land Cruiser con menores refinamientos estéticos pero con más poderío mecánico y mejor acomodamiento para conductores y pasajeros. Y a precio más sugerente. Los empaquetados vienen en ‘Line’, ‘Limited’ y ‘Premium’, estando todo lo importante y necesario en el ‘Limited’. Se me hace difícil aconsejar el más caro.

SsangYong-Musso-Pick-Up
El corazón de la Musso y, por extensión, del Rexton, es un cuatro cilindros diésel con nomenclatura ‘e-XDi 220’. Admite dos comparsas: o una caja manual de seis relaciones o una automática de mecánica CVT, que simula también seis puntos fijos como si fueran marchas. La transmisión automática sólo la he probado en el Rexton. No me agrada. Tiene mucho renombre, porque el proveedor es Mercedes-Benz y, éste, a su vez, le encargó el desarrollo a los japoneses de Aisin. Las opiniones van por barrios, y cada uno cuenta la feria según lo que ha vendido. Convencido estoy de que habrá una porción de clientes entusiastas de los cambios automatizados y altamente electrónicos.

El motor envía la fuerza al eje trasero, y la tracción integral se conecta cuando así se lo pedimos al coche, es decir, mediante un mando. Las pick-up, cuando no tienen peso detrás, se hacen algo alocadas en algunas situaciones. Si se percibe que hay mal terreno y no llevamos carga, mejor seleccionar la tracción a las cuatro ruedas. El máximo que acarrea en el cajón, por cierto, son 1.000 kilos; le cabe un palé de homologación europea, para hacernos una idea.

SsangYong-Musso-Pick-Up
La mecánica de 4X4, como se ve, es sencilla y efectiva. Se suprime un diferencial central, que podría dar beneficios en situaciones de conflicto medio o bajo, pero hay una reductora, que es lo indispensable al ponerse fea la situación.

Cinco plazas, asientos climatizados en las terminaciones ‘Limited’ y ‘Premium’, sistema multimedios compatible con Android y Apple, y fuerza hasta remolcar tres toneladas y media.

Fotos del SsangYong Musso Pick-Up

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *