Prueba: Volvo V40 T4 R-Design


Cuando tuvimos la oportunidad de probar el nuevo Volvo V40 nos quedamos con ganas de más. El acabado Summum nos conquistó por completo, pero sabíamos que el D2, el que monta un motor turbodiésel de 1.6 litros y 115 CV, nos iba a dejar con un poco de sed.

Esa sed la hemos saciado con el Volvo V40 T4 R-Design, ya que sus 180 CV de potencia, acompañados de una estética radical no apta para padres de familia formales, son más que suficientes para moverse por ciudad y por carretera con mucha alegría.

Estética agresiva y radical

A nivel estético es casi perfecto. Aunque no seas un amante del diseño Volvo, que suele caracterizarse por la sobriedad elijas el modelo que elijas, la versión R-Design te seduce por la gran dosis de deportividad que le aporta a todos los niveles. La parrilla inferior y las luces antiniebla integradas te adelantan lo que puedes encontrarte si decides revisar su frontal, su zaga y su cintura.


Sin perder la elegancia que le caracteriza, este V40 se ha tomado vitaminas para parecer más musculoso. Pero lo mejor de todo no es eso, sino los detalles que te vas encontrando. Por ejemplo, sus llamativas llantas de 5 radios y 17 pulgadas que te hipnotizan y te seducen si las observas fijamente.

En la zaga el pequeño alerón que han incorporado le da un aspecto más radical y oculta en cierto modo la tercera luz de freno. Más abajo encontramos dos grandes salidas de escape circulares que están cromadas y que van incrustadas en una parrilla con los cantos cromados, una a cada lado. En el lateral apreciamos pocos cambios más allá de las nuevas llantas montadas en unos neumáticos de mayor tamaño y los retrovisores exteriores con acabado Silk Metal, que por cierto combina bastante bien con el rojo de la unidad de prueba.

Interior deportivo y muy cuidado

De los coches deportivos se suele echar de menos un habitáculo muy cuidado. En Volvo han pensado en ello y por eso sigue siendo para sibaritas, aunque se pierden algunos elementos en comparación a la versión Summum que pudimos probar meses atrás. Me refiero a detalles no excesivamente relevantes como el reglaje automático de los asientos con memoria para el del conductor.

No obstante, la principal novedad la encontramos precisamente ahí, en los asientos. Son de corte deportivo, con el emblema R-Design y con una gran sujeción tanto lumbar como transversal. La tapicería es una mezcla de Textil/Cuero Nubuck y el volante es de cuero de 3 radios con inserciones de aluminio y el emblema R-Design en la parte inferior.


El panel de instrumentos es una pasada. La iluminación de color azul le sienta de maravilla. La consola central está orientada al conductor y es muy sencillo aprender a gestionarla sin fijarte demasiado en los botones. La calidad del equipo de audio es más que aceptable sin llegar a ser una delicia (no es Bose ni Bang & Olufsen).

Motorización y comportamiento dinámico a la altura

No hemos probado el V40 más potente, el T5, pero sus 180 CV a 5.700 rpm y su par máximo de 240 Nm entre 1.600 y 5.000 rpm dan para mucho. Hablamos de un motor gasolina 1.6 que va asociado a una transmisión automática Powershift de 6 velocidades. El cambio de marchas es muy suave y se produce en un abrir y cerrar de ojos, aunque no es más rápido que el famoso DSG del Grupo VAG.

Su comportamiento en carretera no nos ha defraudado. En curvas se agarra muy bien al asfalto y en ningún momento tienes la sensación de que vayas a perder el control (a no ser que te pases de listo, claro está). Es muy estable y ágil, pero también hay que hablar de una suspensión bastante dura, algo que va en contra del confort cuando te mueves por ciudad y tienes que enfrentarte a badenes, baches y demás. Todo no puede ser.


La dirección es precisa y directa. Por eso la dinámica de conducción es activa. Pasa de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos y puede alcanzar una velocidad punta de 225 km/h. No se puede decir que sea un cordero con piel de lobo como sí debe pasar con el V40 D2 R-Design.

Por el consumo no hay que sufrir más de la cuenta, ya que Volvo ha hecho un esfuerzo importante en este sentido. El trabajo de downsizing que han llevado a cabo los ingenieros le permite alardear de un consumo medio homologado de 5,5 l/100 km (7 l/100 km en ciudad y 4,7 l/100 km en carretera). Luego ya sabemos que esa cifra se queda un poco corta, pero ese ya es otro tema del que os habló Alex a finales de mayo.

Las emisiones se plantan en los 129 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido. Eso significa que hay que pagar un 4,75% de Impuesto de Matriculación.

Equipamiento premium

El equipamiento no nos ha sorprendido porque en el V40 D2 ya pudimos disfrutar de él. Las únicas novedades han sido el techo panorámico y el sistema de aparcamiento automático (no hace falta que toques el volante para nada, pero sí debes ir pisando el freno). Los elementos exclusivos del acabado R-Design Momentum son los siguientes:

– Alfombrillas R-Design
– Decoración interior R-Design
– Inserciones R-Design
– Freno de mano de cuero R-Design
– Llantas de aleación Ixion de 17 pulgadas
– Luces LED
– Panel de Instrumentos Digital Adaptativo
– Pedales deportivos R-Design
– Reposabrazos delantero deslizante
– Reposabrazos trasero y portavasos
– Perfiles cromados en las ventanillas laterales
– Rejilla delantera con el emblema R-Design
– Pomo de la palanca de cambios iluminado
– Retrovisores retractables eléctricamente con iluminación inferior
– Retrovisores exteriores en acabado Silk Metal
– Spoiler de techo de alto rendimiento
– Tapiceria R-DesignTextil/Cuero Nubuck
– Doble salida de escape deportiva
– Volante de cuero 3 radios con inserciones de aluminio y emblema R-Design

Ficha técnica

– Puertas: 5
– Tipo de tracción: Delantera
– Maletero: 496 litros (1.444 litros)
– Emisiones de CO2: 129 g/km
– Consumo en ciudad: 7 l/100 km
– Consumo en carretera: 4,7 l/100 km
– Consumo medio: 5,5 l/100 km
– Cilindrada: 1.596 cc
– Potencia: 180 CV (5.700 rpm)
– Par motor máximo: 240 Nm (entre 1.600 y 5.000 rpm)
– Velocidad máxima: 225 km/h
– Aceleración 0-100 km/h: 7,7 segundos
– Caja de cambios: Automática Powershift de 6 velocidades

Precios para España

Gasolina
– Volvo V40 T4 180 CV R-Design Kinetic: 31.296,50 €
– Volvo V40 T4 180 CV R-Design Momentum: 32.038,43 €
– Volvo V40 T4 180 CV (Aut.) R-Design Kinetic: 33.371,38 €
– Volvo V40 T4 180 CV (Aut.) R-Design Momentum: 34.113,30 €
– Volvo V40 T5 254 CV (Aut.) R-Design Kinetic: 38.446,50 €
– Volvo V40 T5 254 CV (Aut.) R-Design Momentum: 39.217,93 €

Diesel
– Volvo V40 D2 115 CV R-Design Kinetic: 27.672 €
– Volvo V40 D2 115 CV R-Design Momentum: 28.385,90 €
– Volvo V40 D2 115 CV (Aut.) R-Design Kinetic: 29.668,50 €
– Volvo V40 D2 115 CV (Aut.) R-Design Momentum: 30.382,40 €
– Volvo V40 D3 150 CV R-Design Kinetic: 29.452 €
– Volvo V40 D3 150 CV R-Design Momentum: 31.165,90 €
– Volvo V40 D3 150 CV (Aut.) R-Design Kinetic: 31.526,88 €
– Volvo V40 D3 150 CV (Aut.) R-Design Momentum: 33.240,78 €
– Volvo V40 D4 177 CV R-Design Kinetic: 32.025,90 €
– Volvo V40 D4 177 CV R-Design Momentum: 34.887,28 €
– Volvo V40 D4 177 CV (Aut.) R-Design Kinetic: 34.100,78 €
– Volvo V40 D4 177 CV (Aut.) R-Design Momentum: 36.962,15 €

Conclusiones

Es un compacto deportivo con cara y ojos, un serio candidato a desbancar a los que siempre hemos considerado como los reyes del segmento. Me refiero al Audi A3 Sportback, al BMW Serie 1 y al Merecedes-Benz Clase A.

En definitiva, yo le pondría de nota un 9 porque es uno de los coches que más nos ha hecho disfrutar tanto en ciudad como en autopista.

Nota: Antes de que veáis la galería de imágenes, aclarar que el color real de la carrocería es el rojo intenso que podéis apreciar en algunas fotografías como la que muestra “V40” en el portón trasero. El resto, en las que aparece granate, han sido retocadas.

Fotografías: Obra de José Atajagüeces en el Port Masnou (El Masnou, Barcelona).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *