Prueba: Volvo V40 D2 Summum


La semana pasada tuvimos el privilegio de poner a prueba a uno de los lanzamientos más notables de 2012, el Volvo V40. El compacto de cinco puertas de la firma sueca no nos defraudó al confirmar que se trata de una alternativa diferente, un modelo premium a todas luces solo apto para gourmets.

Tengo que reconocer que tuvimos problemas el primer día porque un clavo se incrustó en uno de los neumáticos del V40, pero el equipo de Dieselauto se encargó de la reparación con rapidez y profesionalidad. Desde aquí quiero expresarles mi agradecimiento antes de empezar con la disección.

Diseño que apuesta por la deportividad

Es verdad, Volvo nunca se ha caracterizado por ser una marca que apuesta de lleno por la deportividad. Lo suyo siempre ha sido decantarse por otros valores igual de importantes o más como el confort o la seguridad, pero eso no quita que poco a poco saquen a relucir su vena más radical. En este Volvo V40 se han estirado en dicho aspecto dándole un protagonismo que se aprecia desde todos los ángulos.


Para empezar, en el frontal destacan los nervios que recorren todo el capó hasta fundirse con el paragolpes, donde se alojan unas luces LED diurnas situadas en la parte más baja. En general se percibe que a lo largo de sus 4,37 metros de longitud (2,64 de batalla) está muy pegado al asfalto, algo que como no es difícil de entender se traduce en una conducción más dinámica.

Si recorremos su lateral pronto nos damos cuenta de que su cintura es ascendente a medida que nos acercamos a la zaga. El diseño de las ventanillas, con un cuadro cromado que le sienta de maravilla, contribuye a esa sensación que se contrapone con lo que nos encontramos en el techo, que para remarcar su personalidad sigue una línea descendente hasta llegar al spoiler trasero que podéis ver en su práctica totalidad en la siguiente fotografía.


A pesar de la ganancia en deportividad, no puedo deciros que ha dejado de ser un coche serio y sobrio porque os estaría engañando. Son dos adjetivos muy apreciados por la clientela de Volvo, así que han decidido no prescindir de ellos aunque cueste un poco más encontrarlos.

Todos los detalles importan

Cuando me sumergí en el interior del Volvo V40, pronto me di cuenta de que espacioso a más no poder. En la fila de asientos trasera se puede viajar con toda la comodidad del mundo y existe la posibilidad de desplegar un reposabrazos central que es enorme y que te permite apoyar botellas pequeñas o latas para ir bebiendo durante el trayecto.

Los asientos de la unidad que pudimos probar eran de cuero, muy confortables y atractivos a la vista. El del conductor se podía regular electrónicamente y existía la posibilidad de memorizar hasta tres posiciones, algo muy útil para quienes tienen que compartir el coche con otros miembros de la familia.


Lo que no me gustó tanto fue el espejo de cortesía, demasiado simple y un tanto descolocado (no estaba a la altura de los ojos). Lo mismo me pasó con algunos huecos destinados al almacenamiento de objetos. Estaban ahí, pero no cumplían con la función que se espera de ellos.

La suavidad del volante me encandiló desde el primer momento. He probado muchos coches con el volante forrado en cuero, pero pocos como el del V40. Por el hueco del mismo podía ver la pantalla digital que sirve para ver todos los datos que son relevantes cuando se conduce (velocidad, revoluciones, estado del depósito de combustible, consumo…). Además, a través del volante también se pueden cambiar parámetros como el volumen del equipo de sonido o las pistas del CD gracias a los mandos que incorpora a una y otro lado.

El maletero tiene una capacidad de carga que no es para tirar cohetes. Estamos hablando de 335 litros, 615 si abatimos la fila de asientos trasera. Es bastante profundo, pero no va sobrado ni en anchura ni en altura. La carga máxima de techo es de 75 kilos y el peso máximo en remolque es de 1.300 kilos.

Líder en seguridad

Volvo no quiere bajarse del primer puesto en materia de seguridad. Lo hemos podido comprobar en este V40, que dispone de los más avanzados sistemas de seguridad pasiva y activa para proteger tanto a los ocupantes del vehículo como a los peatones. Esto es así porque incorpora el primer airbag para peatones que actúa en caso de colisión frontal gracias a unos sensores situados en el paragolpes delantero. Estéticamente afean su frontal, pero su finalidad lo justifica todo.

Cuando te entregan el mando a distancia no tardas en darte cuenta de que la seguridad personal va por delante. Su sistema de cierre centralizado es completísimo y pone a tu alcance infinidad de opciones para que puedas abrir y cerrar todas las ventanillas a la vez (y también el techo solar si lo tienes), desbloquear solo la puerta del conductor o todas a la vez, desbloquear el maletero por separado… Todo ello sin tener que presionar botones para abrir la puerta del V40. Simplemente debes acercarte y luego pulsando un solo botón puedes accionar el motor sin llave.


Sistema de reconocimiento de señales de tráfico: No tendrás excusa para decir que no has visto una señal de tráfico. Una cámara de control se encarga de detectar el límite de velocidad y la señal de prohibido adelantar. El aviso es visual, pero si lo prefieres también puede ser acústico si rebasas el límite de velocidad permitido.

Control de velocidad constante adaptativo: Sea cual sea la velocidad a la que circules (siempre superior a 30 km/h), puedes mantener la distancia de seguridad respecto al vehículo que tienes justo delante. Si el sensor del radar detecta que el vehículo que tienes delante circula más lento, la velocidad se adapta inmediatamente para mantener la distancia.

Advertencia de colisión con freno automático y detección de peatones: Es perfecto para evitar colisiones, ya que a cualquier velocidad por encima de los 4 km/h se activa una luz roja que te avisa. Además, si no reaccionas a tiempo y la colisión parece inevitable, el freno se activa automáticamente para evitar males mayores.


Asistente de mantenimiento de carril: A velocidades de entre 65 y 140 km/h hace su trabajo a la perfección. Si te duermes o te despistas y tu coche empieza a invadir otro carril sin que hayas accionado el correspondiente intermitente, el sistema LKA responde con moviendo el volante y haciéndolo vibrar para que no te vayas del carril por el que estabas circulando.

Control de alerta del conductor: Se calcula que aproximadamente un 90% de los accidentes de tráfico se producen por culpa de una distracción del conductor. Eso hace que el control de alerta del Volvo V40 sea como un ángel de la guarda. Avisa al conductor cansado o distraído a velocidades superiores a 65 km/h. Si el DAC, que así es como se llama el sistema, detecta síntomas de somnolencia o distracción, activa una señal acústica acompañada de un mensaje en el panel de instrumentos que recomienda tomarse un descanso.

Volvo On Call con app para móvil: La telemática y las aplicaciones también están presentes en los sistemas de seguridad de Volvo. Gracias al GPS y al Bluetooth, Volvo On Call localiza tu posición y te envía la ayuda necesaria en un abrir y cerrar de ojos. Además, gracias a unas aplicaciones inteligentes y utilizando un smartphone (Android o iPhone), podrás comprobar a distancia el estado de tu coche, calentar el motor y el habitáculo, controlar el consumo de combustible… Es tan útil que hasta te avisa de un intento de robo y si no llegas a tiempo lo localiza vía satélite.

City Safety: Su función no es otra que la de evitar colisiones. Funciona a velocidades de hasta 50 km/h. Los frenos se precargan para responder con mayor rapidez, y si no frenas, el City Safety se encarga de frenar automáticamente desconectando el acelerador. Se activa cada vez que arrancas el motor.

Motor ahorrador

El V40 que pudimos probar montaba el motor de acceso a la gama, el más ahorrador de todos. Se trata de un turbodiésel de 1.6 litros y 115 CV que se conoce como D2. Es de origen PSA-Ford y por experiencia puedo deciros que es muy fiable (lo hemos visto en varios modelos de otras marcas). Lo mejor de todo es que registra un consumo medio homologado de 3,6 l/100 km y unas emisiones de dióxido de carbono que se plantan en los 94 g/km.

La caja de cambios es manual de seis velocidades, muy agradable y de tacto suave. Pese a sus 270 Nm de par máximo, el Volvo V40 D2 no es un coche para hacer virguerías, aunque se defiende en cualquier situación.

La gama diésel la completan el D3 (un cinco cilindros de 2 litros y 150 CV) y el D4 (un cinco cilindros de 2 litros de 177 CV), mientras que la gama gasolina está compuesta por el T4 (un 1.6 litros turbo GTDi de cuatro cilindros y 180 CV) y el T5 (un 2.5 litros turboalimentado de cinco cilindros que puede entregar 254 CV y solo está disponible asociado a una caja de cambios automática).

Por último, y sin olvidar que todos los motores incorporan la tecnología Start/Stop para reducir los consumos, comentar que el depósito del combustible tiene una capacidad de 62 litros, así que rellenarlo con gasoil desde cero te puede costar unos 88 euros.

Ficha técnica

– Tipo de motor: Turbodiésel
– Cilindros: 4
– Cilindrada: 1.560
– Potencia: 115 CV
– Par motor: 270 Nm a 1.750-2.500 rpm
– 0 a 100 km/h: 12,3 segundos
– Velocidad máxima: 190 km/h
– Consumo mixto homologado: 3,6 l/100 km
– Depósito de combustible: 62 litros
– Emisiones de CO2: 94 g/km
– Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Precios para España

Fotos con marca de agua: Jose Atajagüeces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *