Pininfarina Sergio Concept Car: los diseñadores artesanales vuelven a concentrarse en la personalización


Pinifarina entró en pánico cuando quiso meterse a fabricar coches a gran escala junto con otras marcas. Algunas jugadas les habían salido redondas, como el Alfa Romeo Spider o el Ford Focus CC de segunda generación, pero estiraron más la mano que la manga y se metieron en serios aprietos de flujo de préstamos y han tenido que reestructurarse. Como todo el mundo, supongo. Pero cuando más pequeño y artesano eres, más te duelen los huesos.

Esta belleza italiana es una interpretación bastante erótica de un Ferrari 458 Spider y a ellos se les antoja como una epifania del camino que han seguir: volver la vista atrás, dedicarse a fabricaciones de carrocerías sobre chasis existentes y hacerlo a pequeña escala; para clientela distinguida y muy saneada. Porque lo que hace falta es dinero líquido y sujetos que entren en la oficina con un cheque.

Cuando pierdes a tus clientes

Otra efecto colateral de la crisis es que los fabricantes que antes siempre llamaban a la puerta de Pininfarina ya no lo hacen, porque encarando sus propios problemas financieros han tenido que reducir costes diseñando los coches exclusivamente desde sus centros de proyectos, y no acudiendo a proveedores externos como Pininfarina, Giugiaro y un largo etcétera de leyendas. Sin ir más lejos, el LaFerrari se dibujó desde una hoja en blanco dentro del estudio técnico de Maranello.

En palabras del jefazo Silvio Pietro para Automotive News

Estamos hablando de hacer unos pocos cientos de coches al año sólo para clientes. ¿Aquellos días en que se fabricaban 10.000 coches? Ese mundo ya no existe.

En cuanto a este concept de exposición y circuito que homenajea al creador de la marca en su nombre, Pininfarina considera la posibilidad de hacer un buen puñado de derivaciones más o menos a gusto del consumidor, porque el vehículo ya cumple con toda las normativas y homologaciones para la circulación en carretera. Cuando se inició el proyecto, en paralelo se fue desarrollando una versión de calle, así que ya tienen todos los papeles que necesitan.

¿El precio? Eso una pregunta de muy mal gusto y fuera de lugar, ¿acaso le preguntarías a Sabrina Ferilli cuántos años tiene?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *