Os traigo mi nuevo Seat Toledo ideal. ¿Quién dijo low cost?


Estamos a menos de un mes para que se venda el nuevo Seat Toledo y sabéis que le hemos dedicado un buen puñado de artículos desde que apareció el prototipo en Ginebra. Pero ahora es momento de ponernos bien al día para que la gente no se confunda y se crea que esto es un Dacia rebozado con otra carrocería. En la web de Seat ya puedes configurarte tu Toledo virtualmente, cosa que es uno de mis pasatiempos favoritos con todos los coches que me gustan. Por eso os traigo lo que sería mi nuevo Seat Toledo ideal. Y ya veréis que de “coche barato” o “lowcost” nada de nada. Va armado hasta los dientes. Pasen y vean.

Aquí lo tenéis, mi Toledo ideal, de un impulsivo “Rojo Pasión” ¿low cost?


Creo que lo primero que hay que aclarar es que está diseñado sobre la planta del Seat Ibiza y no sobre la de un segmento compacto, como sucedía desde aquel mítico Toledo de 1991. Muchos dicen que por eso debían haberlo llamado Córdoba. Pero hay que hacer una reflexión al respecto: los utilitarios han crecido mucho en las últimas décadas, y el nuevo Toledo es más grande de lo que fue el último Córdoba.

Siempre contando con que a pie de concesionario se pueden rascar los precios un poco, la gama se divide en Emoción, Reference y Style. El Emoción parte de 13.990 €, un precio tentador. Pero esta versión con el motor menos potente y sin opcionales no lleva siquiera aire acondicionado. Está bien que incluya ESP, ABS y anclajes Isofix, pero, por Dios ¿Un coche sin aire acondicionado de serie en el 2012? Muy mal, chicos.

Sus puntos fuertes

La funcionalidad y el confort no están nada mal. El espacio interior es suficiente excepto para el pobre al que le toque sentarse en medio de la fila de atrás. El tercer volumen está muy bien integrado en el diseño, y por fuera no da la sensación de capacidad que tiene: un maletero con 550 litros a los que se accede con un portón amplio y cómodo, ampliables hasta los 1.490 litros abatiendo el respaldo del asiento trasero por secciones asimétricas. El salpicadero no es precisamente high quality en sus materiales, pero tiene todo lo que se necesita y es bastante agradable a la vista.


Los primeros motores que veremos serán el 1.2 TSI con 105 CV y cambio manual de seis velocidades. También el 1.4 de 122 CV que conocemos de la versión actual del Golf e irá con cambio DSG de siete marchas. Lástima que no le hayan metido la nueva versión actualizada de este motor, que tiene más caballos y consume mucho menos gracias a la desconexión automática de cilindros. En diesel, otro clásico: 1.6 TDI 105 CV, con cinco velocidades manuales. Habrá también la variante Ecomotive montada sobre este motor, con irrisorios consumos de 3,9 litros a los 100 km. Dicen por ahí que la conducción siempre es segura y neutra, aunque la suspensión está ajustada algo blanda. Eso hasta que no lo probemos nosotros no os lo podremos asegurar categóricamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *