Opel Astra 2.0 CDTI: podría ser el diesel de serie más rápido del mundo, la FIA ha de confirmarlo


Dos matices importantes: estamos hablando de motores diesel en la categoría de 1.600 hasta 2.000 centímetros cúbicos, porque hay tanques mucho más grandes, mucho más sobrealimentados y mucho más potentes. Obvio. El segundo apunte es que, aunque nadie lo mencione, este 2.0 CDTI no creo que sea el de 165 CV, sino el biturbo con 195 CV.

Aún así, Opel/Vauxhall se llevó dos Astra cinco puertas diesel de serie y 12 pilotos para desafiar al anterior record de 24 horas de resistencia y velocidad en el anillo hi-speed de Millbrook (Reino Unido), una suerte de aro de cebolla fuertemente peraltado que machaca suspensiones y neumáticos por la altísima tensión de las fuerzas aerodinámicas que sufren los coches en las reclinadas curvas.

Las normas son claras en esta prueba: un sprint de 4.800 kilómetros en 24 horas y sólo se les puede dar un descanso total de 22 minutos a los coches. Ergo estamos hablando de velocidad, pero, más que nada, de resistencia y fiabilidad, porque la velocidad media que Opel declaró al final del día fue de 201 km/h. Los coches superaron el brete sin toser y, si la FIA certifica éste y otros datos, el motor 2.0 CDTI podría superar hasta 18 nuevos récords de resistencia a alta velocidad (12 marcas mundiales y 6 nacionales.)

Reglas, seguridad, neumáticos…

Para cumplir con las condiciones estrictas, los coches equiparon un arco de seguridad, asientos baquets y arneses y, por descontado, el motor tenía que precintarse después de ser verificado por los jueces. Por lo demás, los coches iban tal cual salen de los concesionarios, con su infotainment y su climatizador. Nada que les restara peso.

La prueba aconteció el 16 de octubre ante la presencia de personal de la FIA y nueve periodistas. Volker Strycek, ex piloto de la categoría DT y actual director de OPC & Motorsport ofició de maestro de ceremonia. Volker planificó el test para ser asistido por cuatro equipos de mecánicos, preparados para los repostajes, telemetrías y para posibles eventualidades desastrosas que pudieran surgir.


Donde el Director de Opel Performance Cars puso más empeño fue en los neumáticos. El coche sale de fábrica con unos Michelin Pilot Super Sport, y el directivo exigió pruebas en bancos durante todo el verano antes de cerciorarse de que los pilotos iban a estar seguros. A tal efecto, se programó un sólo cambio de ruedas durante las 24 horas ininterrumpidas: con la seguridad mejor no jugar.

La marca de GM en Rüsselheim se muestra ufana de lo conseguido. Yo no vendería la piel del oso hasta que la FIA se pronuncie. Pero si querían demostrar que tienen un compacto diesel muy sólido tampoco hacía falta llegar hasta este extremo, porque el Astra está muy contrastado a estas alturas. Otra cosa es ver lo que ocurre con el 2.0 CDTI a partir de los 100.000 kilómetros. Espero que esa prueba también la hagan y nos lo cuenten con la misma honestidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *