Multas por exceso de velocidad 2018

Guardia-Civil
La Dirección General de Tráfico (DGT), con el objetivo de reducir el número de accidentes, establece una tabla de sanciones por exceso de velocidad que para algunos no tiene dicha finalidad. Hay quienes consideran que es una forma de recaudar dinero y poco más, algo de lo que discrepo teniendo en cuenta que hoy en día no solo hay radares fijos que cazan a los más despistados. Ahora también miramos al cielo por si Pegasus nos controla, al tiempo que vivimos con la amenaza de toparnos con un radar móvil escondido en una caja o instalado en un coche de la policía perfectamente camuflado.

El caso es que conviene conocer las multas por exceso de velocidad, que para este 2018 no han experimentado ni un solo cambio respecto al año anterior. No hay que olvidar que no solo nos afectan al bolsillo, sino que también suelen conlleva una pérdida de puntos del carné de conducir.

Sanciones de entre 100 y 600 euros

Como se puede apreciar en la tabla que se muestra a continuación, las sanciones por exceso de velocidad se dividen en dos grupos: graves y muy graves. En las graves la multa oscila entre los 100 y los 500 euros, pudiendo comportar la pérdida de hasta 6 puntos del carné. Eso sí, también es posible recibir una multa de 100 euros y no perder ni un solo punto.

multas-exceso-de-velocidad

¿Puedo ir a la cárcel por exceso de velocidad?

Lo peor llega cuando superas con creces la velocidad máxima permitida. Si no podías ir a más de 30 km/h y vas a más de 80 km/h, te enfrentas a una multa de 600 euros y la pérdida de 6 puntos del carné de conducir. Y no solo eso, ya que el artículo 379 del Código Penal fija una pena de prisión de entre tres y seis meses o a trabajos en beneficio de la comunidad cuando se supera la velocidad con creces. Para ser más exactos, cuando se va a más de 70 km/h de lo permitido en una vía urbana o a más de 80 km/h de lo permitido en una vía interurbana. A todo lo anterior también hay que sumar la privación del derecho a conducir durante un periodo de entre uno y cuatro años.

Sabiendo cuáles son las normas, lo que hay que hacer es respetarlas. De hecho, no deberían ser las sanciones las que nos llevaran a conducir dentro de los límites de velocidad permitidos. Hay demasiadas vidas en juego todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *