Mercedes Clase C 2015 con motores diesel Renault


Ni diez días hace que estuvimos hablando de la alianza de Daimler con Renault-Nissan, y menos tiempo todavía desde que hicimos eco del rumor del una carrocería hatchback para el próximo Clase C. El primer acuerdo con Daimler parecía limitado y preciso, pero creemos que Mercedes se está nutriendo a sus anchas de la savia francesa.

No sólo el compacto Clase A180 CDi, la nueva comercial Mercedes Citan y el próximo Smart tendrán tendrán chasis o motores Renault-Nissan. El plan alcanza a la próxima generación de Mercedes Vito y al Clase C del 2015, del que ya pueden verse algunas fotos espía en internet. Estaba previsto para finales del 2014, tal y como os informamos, pero pasa a principios del 2015 (presentación en Detroit o Génova el año próximo, aquí juegan a las sombras chinas).Todo según reporta el diario francés Les Echos. Así que hay que cambiar “Clase C 2014” a “Clase C 2015” desde ahora.

La casa de Stuttgart piensa subir el precio de la Clase C para alejarlo del sedán CLA, que ya de por sí tiene unos números sobreelevados. Por diseño no lo van a conseguir, porque las imágenes de unidades camufladas revelan un tono continuista, aunque con retoques más afilados. La desmandada de dinero vendrá porque el Clase C será más grande, con una nueva plataforma MRA, e incorporará todo lo que hay dentro de los laboratorios de Mercedes en ‘gadgets’ electrónicos y sistemas de asistencia a la conducción, haciéndolo el más tecnológico de la gama con permiso del Clase S.

También reemplazarán el tope actual (C63 AMG) por el C55, con un motor que aunque será V8 como el actual, bajará la cilindrada a 5.5 litros. Esto último también es según el rotativo francés. Ya se verá en qué queda al final.

Un plan perfecto

Pero en el artículo de Les Echos, se afirma que Mercedes va a usar el bloque Renault 1.6 dCi con 130 CV para el Clase C básico, el que ha de sumar la mayoría de ventas. Si Mercedes no se gasta ni un euro en desarrollar el motor (sólo lo han de ajustar para que quepa en un banco inicialmente pensado para propulsores longitudinales), si la firma de la estrella vampiriza la tecnología de los galos y los japoneses y encima sube los precios 3 o 4.000 €, es un plan maestro.

En lugar de llamarse 1.6 dCi 130 Energy, pasará a la nomenclatura de C180 CDI BlueEFFICIENCY, y por dentro seguirá siendo un Renault Fluence, o un Mégane, o una Scènic o un Qashqai, por mentar algunos de los modelos que equipan el 1.6 dCi Energy. La parte positiva para Renault-Nissan es que en la planta francesa de Cléon, donde se fabrica este bloque, podría subir el número de unidades fabricadas por año en 100.000 más para finales del 2015.

Si en España el eslogan es “Dacia by Renault”, ¿acabarán por poner “Mercedes by Renault”? Sería justo. Llevamos unos cuantos artículos del Clase C 2014/2015. No creo que tardemos mucho en hacer más. Las notas de prensa, las entrevistas y los visionarios están bombardeando sin tregua.

Las fotos del artículo, evidentemente, son del presente restyling del Clase C.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *