Los Ferrari FF del Rey no encuentran comprador

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Ferrari FF
Vaya por Dios. Nadie ha querido comprar uno de los dos Ferrari FF del Rey que salieron ayer a subasta. La Agencia Tributaria esperaba sacar provecho enganchando a algún ricachón monárquico, una especie que no es demasiado difícil de encontrar. Sin embargo, al cierre de la puja solo han recibido una oferta por una cantidad inferior a la de salida, así que los coches regresarán al Parque Móvil del Estado, donde el polvo hará acto de presencia para apoderarse de su chapa hasta nuevo aviso.

Demasiado caros

En su día fueron Patrimonio Nacional y años después pasaron a formar parte de las propiedades de la Administración Nacional del Estado. Se toparon con dos coches cuyo valor asciende a 695.000 euros. Por el de color negro se pueden pedir 350.000 euros y por el de color gris 345.000. Si este último cuesta 5.000 euros menos es porque ha recorrido 763 kilómetros y tiene un par de rasguños que su futuro propietario debería reparar.

Un simple regalo

El negro se matriculó en septiembre de 2015 y el gris en septiembre de 2012. Llegaron desde los Emiratos Árabes Unidos, puesto que el jeque jeque Mohamed bin Rashid al Maktoum quiso ser generoso con el Rey Juan Carlos para compensar algún que otro chanchullo que difícilmente llegaremos a conocer. El primer ministro y vicepresidente del país que concentra más ricos por metro cuadrado quiso tener un detallito con el monarca por haber visitado el circuito de Yas Marina para presenciar la penúltima prueba del campeonato de Fórmula 1 de 2011.

Equipamiento

Estos Ferrari vienen con extintores de mano, neumáticos deportivos de 20 pulgadas, alfombras de equipaje de cuero, cámara frontal y de aparcamiento, lunas traseras tintadas, pantalla para los pasajeros, sintonizador de televisión y una placa dedicada fabricada en plata. En definitiva, un montón de chucherías que no han sido suficientes para convencer a quienes han tenido la oportunidad de pujar por ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *