Los coches de Tiger Woods


El golfista estadounidense Tiger Woods (Eldrick Woods hasta 1996) es considerado unánimemente el más destacado del mundo desde los años 90 hasta la primera década del siglo XXI. A su palmarés no le faltan numerosos récords y no existe campo que se le resista; 4 veces ganador del Masters de Augusta y de la PGA, 3 veces campeón del British Open y otras 3 del famoso Open de Estados Unidos. Este fenómeno mediático se impuso en su disciplina a la altura de grandes mitos del este deporte como Jack Nicklaus, Severiano Ballesteros o Greg Norman. Como todo atleta de élite millonario, a Woods le gustan los automóviles de lujo y una vida tranquila más allá de los tees, los wedges y las chaquetas verdes. Sin embargo, ¿qué modelos de coches esconde Woods en su mansión de 10 mil metros cuadrados de Florida? Aquí te mostramos toda su colección de coches.

Woods, entre el mundo del Golf y del motor


Cuando se trata de uno de los hombres mejor pagados del mundo, y número 1 entre los deportistas más ricos según el Richlist de Forbes (ganó nada menos que 78 millones de dólares en la temporada 2012-13), no hay nada que le impida costearse una vida de lujo y desenmascarar un patrimonio de 900 millones en bienes materiales. Antes de entrar en detalles sobre su colección de coches, has de saber que Woods tuvo en sus manos un yate con jacuzzi para 8 personas llamado “Privacy” antes de comprar otro más grande bajo el nombre de “Christensen 155”. Posee además un velero “Solitude” de 3 millones de dólares para surcar aguas tranquilas, además de un jet privado Gulfstream G550 con capacidad para 16 pasajeros.

Su colección de coches, bajo mínimos desde el escándalo de 2009


Las infidelidades de Woods no solo se alimentaron de su cuenta bancaria, también provocaron que algunas de las marcas que le patrocinaban se largasen echando humo. En noviembre de 2009, el atleta vio como su fortuna se veía afectada por un ataque de celos de su mujer y un accidente con su Cadillac 4×4 Escalade que le costó múltiples contratos rescindidos, compromisos a la banca rota, declaraciones de “Adicto sexual” y una imagen por los suelos. Así, lamentamos adelantar que algunos de los modelos que guardaba en su garaje, ya no están a nombre del golfista.

Todo este embrollo provocó que en 2010, la automovilística General Motors, rompiese en pedazos el contrato que mantenía con la estrella del golf, en el cual, éste dispondría de cualquier modelo de la empresa a cambio de que la prensa le viese conduciéndolo. Esto afectó mucho al atleta y a su imagen en los medios de comunicación, ya que todos saben que Woods era un auténtico fanático de los modelos Buick (una filial de General Motors) como el Enclave, el LaCrosse CXL o el imponente Velite de la marca. También tuvo que entregar su Cadillac 4×4 Escalade y las esperanzas de poder presentar otros coches de la marca. No obstante, con semejante fortuna siempre puede comprarse estos modelos en el concesionario, algo que nadie sabe si lo ha hecho.

Automóviles que conduce en la actualidad

Porsche Carrera GT


Muchos conocen este impresionante modelo de Porsche, el mismo con el que lamentablemente falleció el actor Paul Walker. Se trata de un superdeportivo biplaza fabricado entre los años 2003 y 2006, con caja de cambios manual de 6 marchas, que puede alcanzar los 330 km/h gracias a un motor V10 de 5,7 litros de 612 CV de potencia. Su aceleración da la razón a aquellos que se lo llevan a casa; de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos. Si, qué complicada parece la vida de Woods.

Lexus LS 460L


Sin duda, uno de los sedán de gama alta de Lexus más cómodos y potentes, con suspensión hidráulica en cuatro configuraciones; Sport S, Sport S Plus, ECO y Confort. Además, está equipado con un motor V8 de 4.6 litros y una transmisión automática (unida a una programación electrónica) de 8 velocidades. El fabricante japonés obsequió con un modelo del LS 460L a cada golfista que disputó el US Open, como parte de su patrocinio con el campeonato.

Mercedes-Benz S65 AMG


El coche de calle de Woods, con el que se le ve más a menudo es este Mercedes Benz S65 AMG de tercera generación, una máquina dotada de un motor V12 biturbo de 6.0 litros que produce nada menos que 621 caballos y una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos. Una joya de ingeniería alemana.

¿Sabías qué? Hasta 2006, Tiger Woods solía disputar una carrera solidaria de 12 vueltas a un campo de golf en Nueva Zelanda, subido a este llamativo buggy de alta potencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *