La colección de coches de Donald Trump

donald-trump-en-un-coche
A Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos tras su ajustada victoria ante Hillary Clinton, le encantan los coches como a la mayoría de los ricachones. Por eso cuenta con una colección repleta de modelos de lujo que cuestan varios cientos de miles de dólares. Modelos que tendrá que dejar aparcados para moverse en el Cadillac One ‘The Beast’ del que hablo al final de este artículo.

Superdeportivos, coches clásicos, unidades especiales… Su flota es como la de las personas más poderosas del planeta. Y no nos extraña, ya que a diferencia de Barack Obama, que pronto dejará la Casa Blanca, A Trump le encanta presumir de sus caprichos.

Rolls-Royce Phantom

Rolls-Royce Phantom
Uno de esos caprichos es el Rolls-Royce Phantom, una máquina con la que más de un mortal sueña todas las noches. ¿El problema? Que no proviene de la industria norteamericana, sino que es uno de los referentes de la industria británica. De ahí que no pueda estar tan orgulloso como de otros modelos que ha adquirido en los últimos años.

Bajo su capó encontramos un motor BMW de 460 CV y su precio es prohibitivo a menos que tengas un patrimonio de unos 3.700 millones de dólares. Cuesta casi medio millón de euros.

Rolls-Royce Silver Cloud

donald-trump-rolls-royce-silver-cloud
Es otra de sus adquisiciones con el logotipo de la firma inglesa. El Rolls-Royce Silver Cloud es una joya del pasado que imagino que mantendrá en buen estado. Es de los años 50 y dicen que fue su primer vehículo, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta que viene de una familia rica. Mientras unos empezamos a conducir con un utilitario de segunda o tercera mano, otros se permiten el lujo de estrenarse con un vehículo que por aquel entonces era la bomba gracias a su motor de 4.9 litros capaz de desarrollar 155 CV de potencia.

Cadillac XLR-V

cadillac-xlr-v
Por fin un coche con sabor americano. Fue el primero en conducir el Cadillac XLR-V, ya que Bob Lutz, exvicepresidente de General Motors, le entregó una unidad de color rojo con un equipamiento de escándalo. Trump se mostró encantado con el detalle, pero no tardó en criticar a Cadillac cuando dejaron de ser uno de los patrocinadores de su torneo de golf. ¿Traerá eso consecuencias negativas para GM ahora que es el presidente de Estados Unidos? No debería, pero lo cierto es que está todo muy reciente (la noticia se conoció en junio).

Mercedes SLR McLaren

mercedes-slr-mclaren-trump
Trump también ha catado la tecnología alemana. Lo ha hecho en más de una ocasión, puesto que ha adquirido dos coches de Mercedes-Benz y uno de Maybach, que es la división de lujo de los de Stuttgart.

El Mercedes SLR McLaren fue un juguete que compró en 2003. Desde entonces ha podido disfrutar de su potente motor V8 de 5.4 litros y 626 CV, con el que es posible pasar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos hasta alcanzar los 334 km/h de velocidad punta. Claro que su precio no es cualquier cosa: 490.000 euros.

Mercedes-Benz S600

mercedes-s600
Más en plan formal para desplazarse a reuniones, El nuevo presidente de Estados Unidos se decantó por un Mercedes-Benz S600 al que no le falta nada. Es un coche oficial espectacular que suele utilizar su tercera mujer, Melania Knauss-Trump.

Maybach 57S

maybach-57s
Un escalón por encima se sitúa este Maybach 57S, que al estar valorado en unos 675.000 euros es una de las berlinas más caras del planeta. Pudo pedir todos los extras que quiso y le hicieron el coche a medida para que se sintiera cómodo. Fredrik Burchhardt, creador del Maybach Exelero, se encargó de su diseño cuidando todos y cada uno de los detalles que puedas llegar a imaginar.

Chevrolet Camaro SS

En 2011 convocaron a Trump para que condujera el Pace Car de las 500 Millas de Indianápolis, algo que enfadó a los aficionados que siguen este acontecimiento tan importante en Estados Unidos. Finalmente fue el piloto A. J. Foyt quien tuvo el placer de conducirlo porque el magnate no pudo acudir a la cita debido a su apretada agenda, aunque eso no le impidió hacerse la foto y quedarse la unidad del Chevrolet Camaro SS que habían fabricado pensando en ese día.

Lamborghini Diablo VT

donald-trump-lamborghini-diablo
En 1997 se dejó seducir por los italianos. Trump, al igual que tantos multimillonarios, llamó a Lamborghini y se hizo con un Diablo VT, un superdeportivo que se mueve gracias a los 500 CV de potencia que entrega su monstruoso motor V12, lo que le permite alcanzar los 322 km/h. Es verdad que ha sido superado por otros superdeportivos que llegaron después, pero nadie puede dudar de la belleza y la singularidad de este modelo al que le sienta de maravilla el azul eléctrico.

Cadillac One ‘The Beast’

cadillac-one-the-beast
Para terminar, hay que hablar del que será su nuevo coche. El Cadillac One ‘The Beast’ es el más seguro del mundo, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta que se convertirá en el hombre más poderoso del mundo cuando jure su cargo como presidente el próximo 20 de enero.

Estamos hablando de una limusina presidencial cuyo precio no ha sido desvelado, aunque las malas lenguas dicen que cuesta 10 millones de euros. ¿Por qué tanta diferencia con el resto de coches? Porque cuenta con un blindaje militar a prueba de balas, cohetes, explosiones y armas químicas. Está fabricado con acero, aluminio y titanio, materiales que garantizan su resistencia.

Sus neumáticos de tipo Run Flat le permiten circular a velocidades de hasta 100 km/h en caso de recibir disparos, mientras que el grosor de los cristales de las ventanas es de 5 pulgadas (127 milímetros) y el de las puertas de 10 pulgadas (254 milímetros). Como es un vidrio tan grueso y oscuro, recurre a un sistema de iluminación fluorescente para compensar esa pérdida de luz.

Otro dato importante tiene que ver con su capacidad. Hasta siete personas pueden viajar a bordo de este Cadillac tan especial. Pueden hacerlo con toda clase de lujos y facilidades, aunque la seguridad es lo que prima. De lo contrario no incluiría sangre compatible con la del presidente por si hay que hacer una transfusión en caso de atentado. Muy peliculero, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *