Los coches con más averías

taller mecanico
Cuando nos compramos un coche, además de pensar en lo que cuesta, lo que incluye y lo bonito que es, también se nos pasa por la cabeza una duda: ¿es fiable o tendré que pasar por el taller mecánico cada dos por tres? Es una buena pregunta, porque ya hay suficiente gasto con combustible, impuestos, peajes, parkings y mantenimiento diario. Cualquier sorpresa inesperada te puede dejar tirado en plena carretera, y lo peor a veces no es eso, sino el coste que acarrea la reparación.

Últimamente está de moda lo de las llamadas a revisión. Las grandes marcas se han sumado al carro y eso nos hace pensar que los coches no se fabrican tan bien como creemos. Hay defectos leves y defectos graves. Los robots no son perfectos y a veces se echa de menos un extra de supervisión, algo de lo que se está dando cuenta Toyota después de un error histórico que le ha costado un dineral.

Problemas habituales

Los problemas más comunes ya han sido identificados, y seguro que alguno os resultará especialmente familiar. Juan Carlos Zazo, perito del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), lo tiene claro:

– Fugas de aceite lubricante del motor y de líquido hidráulico de los amortiguadores
– Rotura de la caja de cambios
– Desgaste prematura de las pastillas de freno, de las rótulas de la suspensión y de los discos de freno
– Problemas en la dirección
– Fallos en las lámparas de alumbrado
– Errores en el sistema eléctrico
– Baterías que mueren antes de lo esperado

coche mecanico

Cuidado con los coches de ocasión

Las reparaciones mecánicas suponen el 60% de las operaciones que se llevan a cabo en un taller, algo que se extrae de los datos de un estudio llevado a cabo por la consultora de siniestros Solera y Direct Seguros. Y lo más escalofriante es lo que sucede con los coches de ocasión, puesto que un tercio se avería antes de que el nuevo propietario recorra 5.000 kilómetros. El coste medio de la reparación es de 497 euros, un dato facilitado por la empresa de extensión de garantías Car Garantie.

Con todo esto, lo más prudente es informarse antes de comprar un coche. Ser uno de los primeros en tener un nuevo modelo suele ser motivo de alegría, pero puede convertirse en una mala noticia si los problemas empiezan a aparecer. Según Miguel Ángel Cuerno, presidente de la Asociación Nacional de Comerciantes de Equipos, Recambios y Accesorios para la Automoción (Ancera), el perfil de consumidor innovador tiene sus riesgos, algo que podríamos extender a otros sectores como el de la electrónica.

Un estudio realizado por la empresa alemana Dekra, por cuyas instalaciones suelen pasar unos 15 millones de vehículos cada año, nos sirve para saber qué problemas tienen algunos de los modelos más populares. Los he clasificado por segmentos para que haya un poco más de orden.

Averías en utilitarios

El Peugeot 107 (2008-2013) y el Chevrolet Matiz (1998-2010) sufren un desgaste prematuro de las pastillas y los discos de freno, algo que Zazo atribuye a la sustitución del amianto por otros aditivos que no son tan eficaces. Además, el Matiz también trae dolores de cabeza por culpa del catalizador, los amortiguadores y los rodamientos de los neumáticos.

El Fiat Panda (2003-2012), por su parte, sufre el desgaste prematuro de las rótulas de la suspensión, además de fugas de aceite, problemas en la caja de cambios y perforaciones del tubo de escape. Se ha vendido muy bien en países como España, pero sus compradores lo más probable es que no supieran todo esto.

Peugeot 107
El Kia Picanto, que se vendió hasta 2011, ha tenido que pasar mucho por el taller por culpa del sistema de frenado y el eléctrico, que se ha traducido en el cambio de muchas lámparas de alumbrado. El Nissan Pixo tampoco se escapa, puesto que las fugas en los amortiguadores suelen ser demasiado habituales.

Seguimos con el Citroën C2 (2004-2012) y el Peugeot 206 (1999-2013), ambos con fugas de aceite del motor e importantes desajustes en las rótulas delanteras. Además, el 206 también sufre un desgaste prematuro de las pastillas y los discos de freno. Sin movernos de Francia, el Citroën C3 (2001-2012) tiene fugas de aceite y errores en la centralita del motor. Esto último también afecta con demasiada asiduidad al Peugeot 207 (2006-2013).

Para terminar, el Lancia Ypsilon (2013-2011) es capaz de desquiciar a sus clientes por las continuas fugas de aceite del motor y la caja de cambios, además de un desgaste rápido de las pastillas y los discos de freno, que como ves es el talón de Aquiles de muchos fabricantes generalistas.

Averías en compactos

El Dacia Logan (versión 2005-2013) es un coche barato, pero te puede salir caro. Fugas del aceite del motor, de la caja de cambios y del líquido hidráulico de los amortiguadores te hacen pensar que no tomaste la mejor decisión de compra. El Dacia Sandero, también de la marca lowcost rumana y uno de los más vendidos en España en 2013, tiene problemas con el desgaste prematuro de las rótulas de suspensión, lo mismo que le sucede al Citroën C4 que ha estado a la venta hasta 2011.

Dacia Logan
En este apartado por fin podemos hablar de un coche premium. El Mercedes-Benz Clase A (2004-2012) ha enfadado a más de un comprador, puesto que algunos han tenido que pasar por el taller antes de lo esperado para solucionar fugas de aceite de los amortiguadores. También se ha detectado un deterioro irregular de los discos de freno.

Averías en berlinas

El Peugeot 407 (2004-2013) te invita a pasar por el taller para solucionar averías que tienen que ver con la dirección, el sistema de frenos, fallos en el sistema electrónico y un desgaste prematuro de las rótulas de suspensión. Otro coche francés, el Citroën C5 (2007-2013), sufre fugas de aceite del motor, fallos en los amortiguadores y problemas con las rótulas de suspensión.

Citroen C5
El Skoda Octavia (2005-2012) registra incidencias con el alumbrado exterior que se repiten con demasiada asiduidad. También encontramos averías en la centralita electrónica y desgaste precoz de los discos de freno. Por último, el Alfa Romeo 159 (2005-2013) obliga a reparar problemas relacionados con las rótulas de suspensión y los neumáticos.

Averías en monovolúmenes

El Citroën Xsara Picasso (2003-2012), del que tantas unidades podemos ver en la calle, registra incidencias por culpa de un desgaste irregular de los discos de freno, además de fugas del líquido de la dirección asistida y fallos en la centralita electrónica. El Renault Modus (2008-2013) tiene problemas con las pastillas y los discos de freno, a los que hay que sumar el desgaste prematuro de las rótulas de suspensión.

Kia Carens
El Kia Karens (2003-2013) es problemático por el deterioro prematuro de las pastillas y los discos de freno. El Fiat Idea (1998-2010), sin embargo, problemas con el alumbrado de los grupos ópticos delanteros, rotura de los guardapolvos de las transmisiones, desgaste de las rótulas de la suspensión y fugas de aceite en el motor. Es, sin duda, uno de los más afectados.

El Peugeot 807 (2008-2013) desgasta las rótulas y los cojinetes de la dirección, lo mismo que le sucede al Citroën C8 (2002-2013). El Renault Espace (2002-2013) registra fallos eléctricos, degaste precoz de los frenos y deterioro de las rótulas y los cojinetes antes de lo habitual.

El Chrysler Voyager (2008-2012) registra fugas en el motor y desgaste precoz en los frenos, los cojinetes y las rótulas de suspensión. El Kia Carnival (2008-2012) no se queda corto. Fugas en el motor, deterioro de los brazos de la suspensión, corrosión en la carrocería y un sistema de frenado que pierde su eficacia.

Averías en deportivos

Los principales problemas afectan a las pastillas y los discos de freno. También a los cojinetes y las rótulas de suspensión, mientras que el desajuste de los faros y las fugas de aceite son menos probables. Según Dekra, el BMW Serie 6, el Volkswagen Scirocco, el Mercedes-Benz CLC o el Mercedes-Benz CLK están en el saco de los más problemáticos, aunque son versiones que ya no se fabrican.

Otros artículos que te pueden interesar:

El chanchullo de las aseguradoras y los talleres colaboradores
Honda, la marca más fiable del sector de la automoción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *