Lexus busca diferenciarse más de Toyota para ser considerada como una marca de lujo

Lexus-LC
Algo se está cociendo en Lexus. Se están produciendo movimientos que apuntan hacia una misma dirección: despegarse de Toyota para que los clientes tengan claro que están comprándose un coche de una marca completamente premium.

El hecho de ser una filial de lujo levanta sospechas. Hay quienes opinan que Lexus no está a la altura de fabricantes como Mercedes-Benz porque aprovecha tanto las piezas como el know-how de Toyota, algo que le perjudica a la hora de atraer a los clientes que buscan distinción. Lo de “puede contener trazas de coche generalista” echa para atrás a quienes están dispuestos a gastarse 100.000 euros.

Tiempo de cambios

Eso es justamente lo que opina Tokuo Fukuichi, que ha dejado de ser presidente de Lexus para convertirse en Jefe de Marca. Eso le permite campar a sus anchas a la hora de planificar el producto, la tecnología, el plan de marketing y mucho más. Le da la independencia necesaria para cambiar todo aquello que hay que cambiar para ponerse a la altura de los alemanes.

A la hora de valorar ese objetivo de posicionarse en el mercado como una marca de lujo, ha recurrido a un ejemplo y no ha podido ser más claro:

Cuando estás atrapado en un atasco, la gente ve al conductor de un Mercedes como a una persona que ha triunfado en la sociedad, a la que los demás envidian. Nosotros todavía no hemos logrado eso si nos comparamos con las tres marcas alemanas [refiriéndose a Mercedes, Audi y BMW].

Lexus-LC-interior

¿Toyota? ¿Eso qué es?

Por ahora no están dando pasos en falso. El Lexus LC (el de las imágenes) lo tiene todo para contribuir a ese posicionamiento, ya que sus líneas no tienen nada que ver con las de un Toyota. Ese es un tema en el que quieren diferenciarse claramente, por lo que no descartan trabajar siempre con plataformas propias y muy cuidadas.

Vamos a definir claramente qué es Lexus y vamos a decidir que ciertas cosas aplicadas en Lexus no estarán disponibles en Toyota.

Fukuichi sabe que los puntos fuertes de Lexus, que son la calidad y el servicio, no se pueden valorar si no se conduce uno de sus coches. Por eso no quiere que sus potenciales clientes dejen de vivir una experiencia de conducción gratificante por haber descartado Lexus pensando que tiene mucho de Toyota.

No necesitamos más calidad. Necesitamos reforzar el poder de la marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *