Bentley Mulsanne Birkin, lujo en cuentagotas


Todos nuestros esfuerzos se están centrando en todo lo que está pasando en el Salón del Automóvil de Detroit que arrancó el pasado lunes. Sin embargo, eso no quita que estemos atentos a otras novedades que se presentan en otras partes del planeta. Es el caso del Seat León ST 4Drive que se ha dejado ver en Viena, y también el de este Bentley Mulsanne Birkin, una edición limitada a 22 unidades que muy pocos podrán tener el garaje de casa. De ahí lo de que es un lujo en cuentagotas.

Solo para Europa

La firma británica ha remarcado que se trata de una versión que solo se comercializará en Europa. Se ofrecerá en tres tonos exclusivos y servirá para rendir homenaje a Sir Henry “Tiger Tim” Birkin, uno de los Bentley Boys que se hizo de oro en los años 20 y 30 por su pericia al volante.

Su diseño es exclusivo, ya que guarda ciertas similitudes con lo que se estilaba por aquella época. La carrocería puede ir teñida en los colores Ghost White, Damson o en una sutil combinación bicolor Fountain Blue/Dark Sapphire. Cada una de las unidades está numerada con su correspondiente placa situada en el umbral de las puertas.


La “B” de Bentley está cosida en los reposacabezas de los cuatro asientos simulando un efecto 3D. Lo mismo sucede en las llantas de 21 pulgadas que monta, inspiradas en el prototipo Mulsanne Concept Car. Hay mesas de picnic de madera maciza y un par de pantallas de 8 pulgadas para no aburrirse durante el trayecto. Evidentemente, tratándose de Bentley, no estamos hablando de opcionales.

¿Quién era Sir Birkin?

La marca del Grupo VAG ha querido explicar se ha basado en la personalidad y en los gustos de Sir Birkin para fabricarlo. Era un auténtico gentleman al que le encantaba competir. Por eso se compró un Bentley y acabó trabajando en el desarrollo del Bentley Bower de 1928. Entre otras cosas, fue uno de los principales promotores de un cambio que revolucionó la puesta a punto de ese modelo. Desestimó los 132 CV que ofrecía el motor de 4.5 litros y le colocó un turbo para que pudiera alcanzar los 245 CV. No se conformaba con cualquier cosa.

Sin cambios en el motor

Para esta versión el motor es el mismo que se aloja bajo el capó del Mulsanne. Es un 6.75 V8 Twin Turbo que entrega 512 CV y 1.020 Nm de par máximo. Además, para acabar de rematar esta edición tan especial y exclusiva, hay que decir que a Bentley se le ha ocurrido la genial idea de regalar un juego de maletas que también van numeradas. No vaya a ser que acudas a un hotel de lujo con las maletas del Carrefour.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *