Audi A8 L Security a prueba de balas


Audi ha subido un listón con el objetivo de crear un Audi A8 ideal para sus clientes más distinguidos. Por eso ha nacido el Audi A8 L Security, una berlina de representación que se ha convertido en la versión más exclusiva de la gama A8. Y eso que el A8 exclusive concept que se venderá a partir de marzo tampoco está nada mal.

Va sobrado de equipamiento y tiene algo especial, que no es otra cosa que el blindaje de la carrocería que monta a lo largo de sus 5,27 metros de longitud (3,12 metros de batalla).

Tecnología Matrix LED

A nivel estético es difícil distinguirlo de un A8 convencional. Es deportivo y elegante por igual, aunque si nos fijamos bien encontramos algún que otro cambio. Por ejemplo, el capó, el paragolpes y la parrilla Singleframe cuentan con unas curvas más pronunciadas. Los faros son sensiblemente más planos y las luces LED de los grupos ópticos traseros también han variado. La guinda la ponen las dos salidas de escape (una a cada lado), que para esta versión son trapezoidales y cromadas.

Volviendo a las luces LED, hay que remarcar que incorporan la tecnología matrix LED de la que ya os hemos hablado. Por si no queréis ir a ese artículo y para refrescar un poco la memoria, son los que están formados por 25 pequeños diodos luminosos independientes en cada faro. Se enciende, se apagan y se atenúan en función de las condiciones.

Dos motores a elegir

Hay dos motores a elegir. Uno es el 4.0 TFSI y el otro es el W12 FSI. El primero de ellos es un ocho cilindros que entrega 435 CV y 600 Nm de par motor máximo entre las 1.500 y las 5.000 RPM. Más que suficiente para no llegar tarde a una reunión de jefes de estado. El otro, todavía más potente, es un doce cilindros que eroga 500 CV y 625 Nm de par máximo para acelerar de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, cuatro décimas más rápido que el 4.0 TFSI. Lo malo es que consume 13,5 l/100 km, una cifra que supera sobradamente los 10,9 l/100 km de la otra opción disponible.

Sea cual sea la elección, la caja de cambios es Tiptronic de 8 velocidades y se cumple con la normativa de emisiones Euro 6 que pronto entrará en vigor.

Confort y entretenimiento de alto standing

Echando una ojeada a su equipamiento de serie podemos decir que va sobrado. No le falta de nada porque incluye lujos como el climatizador automático de cuatro zonas con ionizador, sistema de sonido Bose Surround, cortinillas traseras eléctricas, un receptor de televisión, navegación MMI plus o parking plus con cámara de retrovisión.

El entretenimiento está garantizado con el Audi connect, que viene de serie e incluye un teléfono (se pueden pedir más terminales telefónicos en opción). Sirve para conectarse a Internet vía Wi-Fi como si estuvieras en casa o en la oficina. Pero para divertirse de verdad, o bien ver las noticias, la clave está en el Rear Seat Entertainment con dos pantallas de 10,2 pulgadas. De forma opcional también puedes añadir calefacción auxiliar, mesita plegable o nevera para las bebidas.

Los asientos son simplemente espectaculares. Cuentan con regulación eléctrica y de forma opcional pueden incluir funciones de masaje y ventilación. En las plazas traseras también es posible, ya que se le puede añadir una butaca multi-regulable con reposapiés de control eléctrico y función de masaje y ventilación. Echarse una siesta es cuestión de cerrar los ojos y esperar unos segundos.

Seguro por dentro y por fuera

Centrándonos en el equipamiento de seguridad, que es el que da nombre a esta versión, podemos empezar por los elementos de seguridad activa. Viene con el sistema de seguridad pre sense para reducir la gravedad de los accidentes, aviso de cambio involuntario de carril con corrección de la posición y sistema Audi de asistencia lateral (los ángulos muertos dejan de ser un problema).

Los opcionales de seguridad más avanzados son poco habituales en un coche convencional. Lleva un sistema de escape de emergencia patentado por Audi que hace que abrir una puerta sea mucho más fácil. También incorpora un sistema de detección de incendios que se activa pulsando un botón o gracias a un sensor de calor.

Otro sistema de película es el de arranque de seguridad. Con él puedes encender el motor por señal remota a una cierta distancia. Es el sistema que a más de un ladrón le hubiera venido de perlas para huir.

Por último, la carrocería ha sido revisada por el GBTC (Centro Alemán de Ensayos Balísticos) en Múnich. Ha obtenido el correspondiente certificado después de demostrar que es un vehículo resistente al impacto de una bala. Cumple con los requisitos de protección balística estandarizada tipo VR 7.

Disponibilidad

Ya es posible reservar una unidad del Audi A8 L Security, aunque las primeras unidades no se entregarán hasta el tercer trimestre de este año. Espero que los peces gordos del Gobierno sean fieles a su discurso de aushteridad y se conformen con un vehículo más modesto, ya que no será nada barato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *