Alemania podría prohibir la matriculación de no-eléctricos a partir de 2030

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Clase B y Smart electricos
Los noruegos han abierto la veda, los holandeses se lo están pensando, y los alemanes están dispuestos a sumarse a su iniciativa. Alemania podría prohibir la matriculación de cualquier tipo de coche que no sea eléctrico a partir de 2030, algo que podría retrasarse en función de las cabezas pensantes que gobiernen el país dentro de 14 años.

Los fabricantes ya están al corriente

Según se puede leer en Bloomberg, un alto cargo del Gobierno teutón ha reconocido que están estudiando esa posibilidad junto a los principales fabricantes del mercado, entre los que se incluyen, como es lógico, Mercedes-Benz, Audi, Volkswagen y BMW.

Todas esas marcas están dando importantes pasos al frente para abandonar los motores de combustión, algo que a día de hoy parece lejano si echamos un vistazo a las estadísticas de ventas. Para que la realidad eléctrica se instale de una vez por todas es necesario que los catálogos se ensanchen con propuestas de todo tipo y a precios más populares, ya que en estos momentos la diferencia entre el mismo coche con motor de combustión o con motor eléctrico es considerable.

Objetivo lejano

Evidentemente, el tema que más preocupa a los gobernantes del país germano es el de la contaminación. Quieren cumplir el compromiso de reducir las emisiones de dióxido de carbono entre un 80 y un 95% en 2050, algo imposible de lograr si no se le mete mano al transporte, que es el que más ensucia el aire.

BMW i3 Alemania
La medida que pretenden implantar no afectará a los camiones, que son los que más porquería emiten. Consideran que es más complicado sustituir los motores de combustión por los eléctricos a corto plazo en vehículos tan pesados, así que por ahora van a centrarse en los turismos.

Los planes de incentivo a la compra no son suficientes

En abril, Angela Merkel puso en marcha un plan de incentivos para la compra de eléctricos. Asignó mil millones de euros a la causa, proponiendo una fórmula de reparto muy sencilla: 4.000 euros de descuento para quien compre un eléctrico y 3.000 euros de descuento para quien compre un híbrido.

Es una decisión que multiplicará las ventas en poco tiempo, pero no será suficiente para que el país cumpla con el objetivo de emisiones marcado para 2050. Es lo que se desprende de los informes publicados por el Ministerio de Medioambiente alemán, que echando números insta a que se prohíba la matriculación de coches que no sean eléctricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *