Volkswagen T-ROC, estreno mundial en Ginebra


Quienes acudan al Salón del Automóvil de Ginebra estarán muy pendientes de la nueva gama Volkswagen Polo. El utilitario es un súper ventas y hay mucha expectación por ver cómo ha cambiado, aunque a nivel estético ya hemos visto que se mantiene prácticamente igual.

No menos interesante será otra presentación de los de Wolfsburgo, la de un prototipo llamado T-ROC que adelanta las líneas de los futuros SUV de la compañía.

Compacto y con techo desmontable

Toma como inspiración las bases del Golf y se posicionará por debajo del Tiguan, por lo que será un todocamino de reducidas dimensiones preparado para circular tanto en ciudad como en terrenos off-road. Los cortos voladizos y la gran distancia entre ruedas respecto a la carrocería le otorgan una imagen contundente.


Llama la atención por su doble techo desmontable (dos piezas se desmontan y se guardan en el maletero) y por las cámaras móviles que incorpora en los faros LED para mejorar las condiciones de visión nocturna. Éstas están en un listón central formado por tres lámparas LED que se integran en forma de faro antiniebla. Justo encima hay un Power-LED que desempeña la función de faro giratorio, lo que se conoce como función cornering.

En el frontal hay que destacar la banda transversal situada entre la parrilla y la entrada de aire inferior, que es donde encontramos los grupos ópticos que acabo de mencionar. En la zaga los elementos están dispuestos de forma horizontal por debajo del portón trasero, reforzando su imagen de coche ancho y robusto.


Los faros traseros LED son de diseño tridimensional y se dejan ver tanto en los paragolpes como en el portón. Además, tal y como sucede en el frontal, dispone de los Power-LED con función de faro antiniebla y con cámaras para ver todo lo que sucede a través de la consola central.

Habitáculo con lo último en tecnología

Si nos sumergimos en el interior, nos damos cuenta de que su pantalla táctil para el infotainment es muy parecida a una tablet, mientras que en el retrovisor interior advertimos la presencia de una cámara HD. Ambos componentes se pueden utilizar fuera del T-ROC. La pantalla multitouch va integrada en el salpicadero y se puede configurar fácilmente. Sus colores y la información mostrada varían en función del modo de conducción elegido: Street, Off-road o Snow.


A pesar de la importancia de esa pantalla, lo que más me llama la atención es su cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 12,3 pulgadas, la misma que pudimos ver en las primeras imágenes del interior del nuevo Audi TT. Parece que el Grupo VAG quiere apostar por esta solución para mostrarnos más información detrás del volante, ya que el tamaño de la misma es considerable y te permite jugar con más formatos.

Modos de conducción

Volviendo a los modos de conducción, hay que decir que son capaces de modificar el comportamiento del chasis, el motor, la transmisión y el asistente de arranque y bajada en pendiente. El modo Street es el modo normal, el que activa el eje trasero si es necesario. El modo Off-road realiza un preajuste de la distribución de la fuerza entre los ejes para que sea de 50:50. También pone en marcha un paquete de asistencia a la conducción que incluye el asistente de arranque y bajada en pendiente, una dosificación más precisa para el acelerador y la selección de la velocidad del cambio DSG y el ABSplus. Por último, el Snow se limita a adaptar la conducción sobre caminos nevados preparando la configuración idónea del motor y la transmisión.

Motor de 184 CV

El motor de este SUV compacto es un turbodiésel 2.0 TDI de 184 CV y 380 Nm de par máximo a partir de las 1.750 rpm. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y alcanza una velocidad punta de 210 km/h. Consume una media de 4,9 l/100 km y emite 129 g/km de dióxido de carbono.

La caja de cambios es automática de doble embrague DSG de siete velocidades. El embrague Haldex de última generación se encarga de garantizar una tracción total 4Motion, aunque ésta solo entra en acción en determinadas ocasiones. En funcionamiento normal la fuerza se transmite el eje delantero, pero los sensores se encargan de poner en movimiento el eje trasero cuando es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *