Volkswagen Passat para Estados Unidos


En Estados Unidos ya pueden empezar a hacerse ilusiones con el nuevo Volkswagen Passat, un modelo totalmente renovado que nada tiene que ver con la versión europea de 2005. Pese a que el nombre es el mismo sea cual sea el lado del charco, los norteamericanos podrán apreciar cambios importantes tanto por dentro como por fuera.

Para empezar, es bastante más grande. Con ello no sólo me refiero a que es más largo, sino que también es más alto y ancho. Además, la batalla es más larga, lo que significa que la distancia entre ejes es mayor.


Será fabricado en exclusiva en Chattanooga (Tennessee) y se empezará a comercializar a partir del mes de agosto, a un precio que no se dará a conocer hasta marzo. Si no pasa nada extraño no contará con versión familiar y dispondrá de tres motores para satisfacer a la demanda: dos gasolina al más puro estilo americano y uno diésel para los que piensan en el ahorro. De versiones híbridas no se ha hablado hasta la fecha.

Mide 4,86 metros de largo, 1,835 metros de ancho y la distancia entre ejes es de 2,80 metros. La parte trasera, como no podía ser de otra forma, es más espaciosa que la de la versión europea, todo ello para poder competir con los sedanes japoneses y estadounidenses.


El modelo de acceso monta un 2.5 L5 de 170 CV, un motor muy conocido por esas tierras por formar parte de otros modelos como el Rabbit (Golf) o el Jetta americano. Su consumo es de 7,59 l/100 km. En contrapartida encontramos el 2.0 TDI Clean Diesel de 140 CV, con un consumo de 5,43 l/100 km. Por último, el tope de gama lo marca el Passat VR6, un motor V6 de 280 CV que transmite energía a las ruedas gracias a una caja de cambios automática DSG. El consumo, eso sí, se dispara hasta los 8,4 l/100 km.

En lo que a equipamiento se refiere, habrá tres acabados disponibles: S, SE y SEL. Con el equipamiento de serie costará de 20.000 dólares hacia arriba. Como extras hay que destacar el Valet Parking, un sistema que hace que la guantera y el maletero sólo pueda ser abierto por el dueño cuando el coche se entrega a un aparcacoches. Ideal para los más desconfiados. También es digna de mención la climatización estacionaria, sólo disponible en modelos automáticos y capaz de dejar listo a una temperatura determinada el habitáculo durante un máximo 10 minutos.


Lo más básico será lo que se puede esperar: control de crucero, elevalunas eléctricos, climatizador, seis airbags, lunas térmicas, reconocimiento de voz, entrada de sonido auxiliar, TPMS, ESP…

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *