Presentación de los Dacia Sandero y Logan 2017

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

dacis-sandero-y-logan-2017
El 29 de septiembre, a las 10:45 de la mañana en horario español, Dacia emitirá por internet la presentación de un rediseño en la cepa Sandero y Logan. La entrada es libre y no hace falta viajar a París y abonar la entrada al Salón del Automóvil. Los modelos actualizados tendrán nomenclatura ‘2017’ y siguen a los retoques que ha tenido el Duster a la mitad del 2016.

Aire fresco para la segunda generación

Los Sandero y los Logan están en su segunda generación; la plataforma comparte una porción de elementos de los Renault Clio III, chasis que se presentó en el 2004 y que se continuó montando exclusivamente para Renault hasta el 2014.

En este año, cuando Renault pasaba al Clio IV, los Dacia relevaban aquella primera generación que conocimos en suelo ibérico, que fueron el blanco del humorismo chusco de bastantes periodistas y de apostillas poco galantes. Doce años más tarde, algún troglodita insiste en hacer chascarrillos sobre Dacia, pero he encontrado pocas personas que sean propietarias y tengan quejas duras, o que estén dispuestos a venderlo e irse a otra marca.

Por ahora, sólo hay una imagen de tipo retrato de familia. Las interioridades se esconden hasta el día de la presentación; tampoco hay comentario del apartado ciclo. Sobre esta cuestión de la mecánica, los motores deberían moverse poco y, en lo que Dacia avanza con una nota de prensa, esto queda lejos de un replanteamiento; algo de maquillaje, algún aparato multimedio nuevo, otras tapicerías y llantas, y apenas unas décimas restadas a los consumos y emisiones.

Hay mucho margen de mejora

Hicimos la prueba del Logan 2014 cuando salió a la venta y tengo la impresión que la renovación tendrá los mismos sabores, pero algo más refinados. Logan; Logan Familiar; Sandero; Sandero todocamino, coches que valen de poco para sentirse persona augusta y distinguida al volante. Pero se hace amigo uno del vehículo poco a poco.

Las críticas más comunes a estos modelos son una dirección inmutada, que no se habla con la persona que maneja el coche, y a no pocas personas la suspensión les parece demasiado flotante y blandengue.

Encuentro que los argumentos que piden algo más sensorial a los Logan y los Sandero son comprensibles; ahí hay espacio para avanzar y Dacia haría bien en escuchar estas valoraciones. La marca la encuentro lo bastante madurada y sería momento de incluir el gasolina TCe 125 CV en sus vehículos pequeños.

Fotografía: Renault/Nissan/Dacia Prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *