Porsche Cayman 2013


Hoy es un día muy especial para todos los fans de Porsche. Lo es porque hace unas horas se ha presentado el nuevo Porsche Cayman, uno de esos deportivos que todos queremos conducir. Su puesta de largo ha tenido lugar en el Salón del Automóvil de Los Ángeles ante la atenta mirada de muchos profesionales del sector. Todos ellos coinciden en que la nueva perla salida de Stuttgart es una maravilla que se venderá como churros.

Cambios por dentro y por fuera

Su diseño, que por cierto me recuerda mucho al del Porsche Boxster, ha variado para mejorar lo que todavía se podía mejorar. Los genes siguen siendo los mismos, pero ahora sus líneas y aristas están más definidas. Los pasos de rueda son más estrechos que nunca, los voladizos son cortos y la silueta es plana.


En la parte frontal nos topamos con los nuevos faros, un guiño a los modelos Porsche que compitieron en los años sesenta y setenta. Las tomas de aire siguen siendo enormes tanto en el Cayman “normal” como en el Cayman S.

En el interior más de lo mismo. Deportividad, calidad, delicadeza y un diseño inconfundible. La sensación de amplitud y la libertad de movimientos ganan enteros. Se nota que el conductor es el gran protagonista.


La consola central ha cambiado y se han reducido las distancias entre el volante y la palanca de cambios, todo para que los cambios de marcha sean rápidos y ergonómicos. El volante es de diseño deportivo, de tres radios y con un tacto que según dicen pone los pelos de punta. Tras él nos topamos con tres esferas que proporcionan todo tipo de información relevante, como la vertiginosa velocidad punta que se puede alcanzar.

Prestaciones muy jugosas

En resumidas cuentas, hablamos de un Porsche Cayman más largo, bajo, rápido y ligero. Una bestia que ha ganado tanto en potencia como en eficiencia. De hecho, su motor 2.7 de 275 CV le permite acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 266 km/h. Con la caja de cambios PDK registra un consumo medio homologado de 7,7 l/100 km, mientras que con la caja manual esa cifra se dispara hasta los 8,2 l/100 km. Se nota la diferencia.


El Cayman S es todavía más radical. Su motor 3.4 entrega 325 CV de potencia para acelerar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y alcanzar una velocidad punta de 283 km/h. Casi nada lo que corre. En este caso el consumo medio homologado es de 8 l/100 km con caja PDK y de 8,8 l/100 km con caja manual.

¿Qué tiene de especial la caja de cambios PDK?

La caja de cambios PDK es una maravilla. Es automática, de doble embrague y de siete marchas. Es como la que monta el Porsche 911. Mejora tanto el comportamiento dinámico como los datos de eficiencia del motor.

Paquete Sport Chrono

El paquete Sport Chrono es opcional. Lo que hace es ajustar todavía más los parámetros del chasis, el motor y la caja de cambios para que el comportamiento del Cayman sea todavía más deportivo. Además, va acompañado de un sonido que ruge más cada vez que se acelera. Está regulado electrónicamente y minimiza las oscilaciones y vibraciones perceptibles de todo el tren propulsor, sobre todo del motor.

Otra ventaja es la tecla SPORT PLUS. Cuando está activada el sistema opcional Porsche Active Suspension Management (PASM) pasa al modo deportivo. Eso se traduce en una amortiguación más rígida y un giro más directo. Disfrutar de la carretera es más fácil.

Precios del Porsche Cayman

– Porsche Cayman por 57.461 euros
– Porsche Cayman S por 74.388 euros
– Porsche Cayman S PDK por 74.753 euros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *