Peugeot 108 con accesorios sport Ligne S

peugeot 108 kit ligne s 2014
El miniutilitario 108 es la interpretación que hace Peugeot de un proyecto a medias entre el grupo galo PSA y Toyota. Un viaje de la mano que ya dura diez años, porque ésta es la segunda generación. Pero mientras Toyota sigue con el nombre de Aygo, y PSA deja como C1 a la versión de Citroën, en Peugeot saltaron del número 107 al 108 para distinguir entre el de antes y el nuevo.

En España, Peugeot tiene dos escalones de equipamiento para la carcasa con cinco puertas, y sólo el más completo de ellos para el de tres puertas. Sea cual sea la carrocería, ahora hay a disposición unos accesorios decorativos con sazonado sporty.

Se pueden comprar por separado, sin tener que montar el paquete entero. El precio de todo el conjunto de suplementos, obviamente, será más barato que adquirirlo por piezas. Pero las almas sensibles llegarían a derramar lágrimas de sangre delante de alguno de estos apéndices; hay quien no tiene sentido del humor para abrazar la llana torpeza de la raza humana.

¿Es un buen coche?

Cualquier cosa que atañe a los codesarrollos, especialmente dentro del segmento más pequeño, está fuera de crítica o de sospecha. Los fabricantes se juntan porque un minivehículo da muy poco beneficio industrial y requiere de una inversión faraónica de recursos. Al menos lo requiere si el producto ha de estar en el plano tecnológico de un Peugeot 108, Citroën C1, Toyota Aygo, el nuevo Smart, el nuevo Twingo o el Fiat 500.

Lo que redacté tras la prueba de conducción del Renault Twingo 2014, prevalece y se aplica al 108. Si los franceses no se juntan –en este caso– con los japoneses, estos ciudadanos de consumos inverosímiles, conducción agradecida y calidad mecánica más que notable, simplemente no llegarían a existir jamás. Porque no serían amortizables, sino un agujero negro capaz de engullir una empresa entera.

Así, el Peugeot 108 es técnicamente un gran coche ¿Caro? ¿Barato? Hay utilitarios más espaciosos por el mismo precio, pero también consumen más, pagan más por el seguro, por las inspecciones técnicas y por los impuestos de circulación. Primero hay que hacer números y plantearse necesidades. La respuesta de si valen la pena los automóviles como el 108 es meramente individual, y el veredicto de cada cual tendría que salir después de poner cada ingrediente en la balanza.

Por partes

partes ligne s
Tras las divagaciones, miro las piezas del ‘kit’ decorativo Ligne S o Línea S. Un pomo para el cambio de marchas; unas llantas; unas estiberas; unas pegatinas; unas coquillas de los retrovisores con una línea roja; una pequeña aleta o spoiler bajo el parachoques delantero y un símil de difusor trasero.

Precios de algunos de estos complementos que hay en la web de Peugeot España:

– El pomo de la palanca de cambios en aluminio: 56,34 €

– Llantas Ligne S de 15”: 176,45 €

– Faldones laterales, o bajos, o estriberas, como más te guste llamarlos: 249,69 €

– Parachoques trasero con este aspecto de difusor de aire: 212,66 €

Otra vez, no le voy a poner calificativo alguno a estos importes, ni tampoco es de mi competencia juzgarlos. Pero hay algo que rechina en ese difusor estético bajo el parachoques de atrás ¿Eso que se ve en el centro es una salida de escape que daría algún caballo más de potencia penalizando sonoridad y consumos? NO. Es un tubo de escape falso, un trampantojo.

El auténtico, el legal y homologado, el que corresponde a un modelo de calificación energética ‘A’ , va debajo del parachoques y a un lado, y no se ve porque mira hacia abajo, para que los gases impacten primero en el asfalto.

Doy por garantizado que soy el más bobo de los homínidos, luego es imposible que afirme algo y me instruya miembro del jurado en el caso. Lo apropiado creo que será preguntarlo: ¿hay alguna razón por la que alguien pagaría 212,66 € para engancharle al coche un tubo de escape de juguete? ¿Mejora la apariencia deportiva del Peugeot 108? ¿Lo convierte en un chiste? ¿Algo estúpido, estólido, estulto, mastuerzo, bucéfalo? Ponle tú el calificativo, que a mí se me acaban los sinónimos.

Elijo pensar que no estoy solo en el universo, otra persona ha de estar riéndose del tubo de escape ficticio –mi caso personal– o enormemente contrariado, con ganas de escribirle a la gente de Peugeot y decirles «chicos, deberíais eliminar eso de la lista de accesorios Ligne S. Es una torpeza que se mofa de vuestros propios y preciosos GTI y versiones Sport»

Este coche lo analizamos poco antes de que saliera a la venta en: Peugeot 108, otro pequeño camaleón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *