Los nuevos Seat de la Cruz Roja


Sí señor, a nadie se le escapa que hay un país por levantar. Y la única manera de hacerlo es impulsando el consumo propio. Está bien eso de que todos los países tengan libremercado para mejorar la competitividad y que todo el mundo pueda fabricar sus artículos y exportarlos. Pero aquí a menudo parecemos lerdos. No es momento para que las divisas se larguen fuera, los organismos públicos han de ser los primeros en promover sus gastos en empresas nacionales. Si te vas a Francia, no verás un sólo coche oficial o de una entidad pública que no sea francés. Ellos son más listos.

Aquí hacemos lo que podemos para cambiar esta mentalidad. La semana pasada Seat entregó en sus instalaciones de Getafe 31 coches a la Cruz Roja para apoyar su indispensable labor social y su presencia en toda la península. Los modelos que la Cruz Roja eligió fueron los Ibiza ST 1.4 85 CV gasolina, y los Altea Freetrack 2.0 TDI CR de 140 CV. Como puede deducirse, son coches perfectos para sus necesidades: espacio, practicidad y funcionalidad.

A la ceremonia de entrega vinieron el director de la Unidad de Servicios Generales de la Cruz Roja Española, Fermín Rodríguez, la gerente de Corporate Affairs de Seat y Grupo Volkswagen España, María Damas, y el gerente de Grandes Cuentas, Renting y Organismos Oficiales de Seat España, Daniel Sáenz de Buruaga.

Seat tiene muy clara su estrategia de proveer de automóviles a las principales instituciones de nuestro país. Pero a nivel individual hay que aplicarse el cuento. Haz una prueba: busca en internet cuántas fábricas de automóviles hay en España. Son muchas. Después mira cuáles son los modelos que elaboramos. Te apuesto lo que quieras a que el coche que necesitas se fabrica aquí y no tienes que darle tu dinero a Angela Merkel. Trataremos este tema a fondo en posteriores artículos. Tenedlo por seguro; hemos de cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *