La verdad sobre las pérdidas de dinero por la fabricación de un Chevrolet Volt


Esta semana ha habido mucha polémica con esto. La agencia Reuters decía que por cada Crevrolet Volt u Opel Ampera que se vendía, se perdían 49.000 dólares. Bob Lutz, ex-vicepresidente de General Motors ha desvelado en su columna en Forbes cuál es la realidad del asunto y ha dicho que este cálculo de la agencia de prensa no tiene puñetero sentido.

Bob Luzt ha desglosado los costes de fabricación de cada unidad de la siguiente manera:

– Baterías: 350$/kWh x 16 kWh = +/- 6.000$


- Carcasa de baterías, motor eléctrico y resto de elementos relacionados: +/- 4.000$
-Mano de obra (20h) = +/- 1.000$


- Resto del coche convencional (aproximado a un Chevrolet Cruze) = +/- 22.000$



Esto nos da un total de 33.000$ frente a un precio de venta de 39.000$, lo que deja un margen de beneficio de 6.000$ por coche. Todo va normal, si bien no es un margen empresarial como para tirar cohetes.

Pero hay un gasto que no está cuantificado: el coste del desarrollo de esta tecnología, que tendría que repartirse entre cada unidad que se fabrique desde el principio hasta la extinción del modelo. Reuters cifró esta cantidad en la monstruosa cifra de 1.000.000.000$, y de ahí salió su cálculo fatalista, porque dividió el dinero entre las pocas unidades vendidas hasta la fecha.

Pero Bob Lutz aclara que este coste de desarrollo se amortizará en muchos más modelos que el Volt o el Ampera, porque se están preparando unos cuantos, entre ellos el Cadillac ELR.


Así que actualmente un Volt o un Ampera generan una pérdida de beneficio, pero mucho más pequeña y sensata de la que se ha estado expandiendo por internet. Eso lo admite Bob. Y nos subraya que la pérdida momentánea traerá muchos beneficios en el futuro, algunos de ellos intangibles y no cuantificables en dinero: imagen de marca pionera, etc. Cuando nació el primer Prius, Toyota también se vio en la misma tesitura, y ahora a ver quién les dice a los japoneses que metieron la pata. Los saltos tecnológicos hacia el futuro cuestan, pero son necesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *