Hyundai i10 Sport

i10sport4
Mientras esperamos a que le crezca la musculatura al i30 igual que al Pro_Cee’d GT de Kia, Hyundai acaba de poner a la venta en Alemania un envoltorio fresco para su estandarte en el segmento A, el más pequeño de todos.

Más pensado para jóvenes que debutan con su permiso de conducir, el reclamo comercial está en el aspecto. Desde luego, el rendimiento está en las antípodas de un coche deportivo como un Abarth 500.

i10sport6
Pero reúne varios requisitos que lo hacen más atractivo frente a competidores como el Ford Ka o el SEAT Mii. Las llantas de 17 pulgadas y dos centímetros menos de altura, merced de una suspensión recortada, le dan algo de gancho en las curvas, aunque asumo que no se podrán hacer barbaries, cuando el esquema de amortiguación sigue siendo el normal: McPherson independientes delante y un eje rígido doble detrás.

Aún así, el maquillaje es aparente, y la pérdida de altura sumada a retoques sutiles en el labio inferior frontal y la aparición de faldones laterales consiguen que la velocidad máxima pase de 163 km/h a 175 km/h. Porque el motor es el mismo cuatro cilindros Kappa sin turbo 1.2 MPi con 87 CV. Para un coche de principiante o para moverse en trayectos cortos está muy bien.

La única cosa que penaliza a este pequeño propulsor es el consumo y las emisiones. En España todavía paga impuesto de matriculación. Como no lleva Stop&Start ni se ha evolucionado el bloque en los últimos años, se queda algo atrás en su calificación energética.

El negocio redondo

i10sport8
En contrapartida, lo bueno es que el precio no se dispara. En Alemania cuesta 13.990 €. Si hacemos la adaptación a los impuestos españoles, en caso de llegar a la península el i10 Sport rondará los 14.500 € que vale la edición ‘Go! Brasil’ con cambio manual. Pero todavía no hay una confirmación oficial de que así vaya a suceder.

i10sport10
Esto significa también que el Sport tiene un equipamiento sobresaliente, donde hay todo lo que puede caber dentro de un cuerpo tan pequeño: control de estabilidad, asistente de arranque en pendiente, el climatizador, un equipo de audio con cuatro altavoces y reconocimiento de voz, manos libres, entrada USB, conexión con el teléfono móvil, control de presión de los neumáticos, luces diurnas de LED, indicador de cambio de marcha para una conducción eficiente y elevalunas eléctricos delante y detrás.

La versión Sport es un negocio redondo para la casa; está muy claro que, en tecnología mecánica, Hyundai está cerca de darle una renovación generacional al i10, pero antes de que eso pase, lo compensa con todo lo que incluye para el confort y el disfrute de la conducción. Y los coreanos siguen vendiendo más que Volkswagen con su Up!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *