Smart forfour 2015

smartforfour20153
Hasta el 31 de julio no habrá información de precios y fechas, y se desconocen todavía los planes de despliegue comercial de su socio Renault Twingo. Tenemos ya el vídeo oficial de Smart y una buena colección de fotos para contemplar, además del esparcimiento de elocuencia y locuacidad de los dossiers de prensa.

Pero como no tengo ganas de hacerle perder el tiempo a nadie copiando y pegando los párrafos que salen del departamento de marketing y cantando bonanzas de «estructuras de seguridad tridion» o asientos readyspace (lo he leído siete veces y aún no sé de qué me están hablando), como considero que eso no va a ayudar a nadie a decidirse por el coche, prefiero pasar por zoquete pero presentaros al coche de una manera en que nos entendamos todos.

Lejos de querer menospreciar el trabajo de nadie; no puedo evitar señalar que la gente escribe francamente mal, y que las explicaciones en el periodismo del motor son un cruce entre comentaristas folclóricos y contratos de notarios… Es como si quisieran que nadie comprendiera la información y hubiera que pertenecer a una logia erudita al alcance de unas pocas mentes privilegiadas, mentes que repiten lo mismo una y otra y otra y otra vez.

Esta mañana David os ha enseñado el Smart fortwo, y a mí me toca el forfour. Voy a dejar de lamentarme por las miserias de mi trabajo y voy a intentar cumplirlo con las capacidades que la naturaleza y la genética me han dado.

Lo mismo, pero más pequeño

smartforfour201517
Las dimensiones del forfour y el Twingo, pese a compartirlo todo, hacen del Smart un coche más corto. En concreto 10 centímetros. El forfour mide de largo 3,49 metros y el Twingo 3,59. Su gran contendiente, el Fiat 500, mide 3,55 metros.

Son coches iguales y el espacio para los habitantes es el mismo, siendo el Renault más generoso en el maletero. En el Smart forfour hay apenas 185 litros de volumen para meter bultos sin abatir asientos. Eso son dos maletas medianas, por más que en las fotos de la galería estilo catálogo Ikea parezca que se puede uno trasladar de residencia en un solo viaje metiendo todos los muebles dentro del coche.

smartforfour201516
En el Twingo caben tres maletas en lugar de dos, tampoco dentro de su maletero las leyes del espacio-tiempo se alteran para hacer una mudanza de casa.

Por fuera y por dentro

smartforfour201510
Smart le ha puesto su toque personal a la parrilla para que se distinga perfectamente del Twingo. Y el objetivo está cumplido de sobras. La fisonomía del forfour es genuina y la del Twingo también: ver pasar por la carretera a uno y luego al otro no le va a dar a nadie una sensación de dejà vu, y eso es meritorio. Ahora bien, si es más bonito uno o el otro, no me corresponde a mí decirlo.

smartforfour201530
Por dentro ya es otra cosa. Ahí hay menos juego para maniobras. El salpicadero y los interiores de las puertas cambian colores y algunos materiales en varios puntos, pero tanto en el forfour como en el Twingo el diseño a mí me recuerda mucho a un Fiat Panda o al Toyota Yaris. Lo que más los separa es el volante con mandos, las tapas de las salidas de aire y la consola de información y entretenimiento, donde cada casa a insertado los suyos.

Propulsión

smartforfour20151
Si has tenido ocasión de leer el artículo de David sobre el fortwo, no tengo más que añadir. Los impulsores son de tres cilindros 1.0 litros y origen francés, aunque las relaciones de los cambios seguro que están retocadas por cada casa. Hay un motor atmosférico con 71 CV y el otro es con turbo y 90 CV. Más adelante entrará una versión del primero con 60 CV, que creo que en el fortwo cumple holgadamente pero para transportar cuatro personas a lo mejor flojea.

En el caso del motor con turbo, Smart ya ha ratificado que podrá pedirse con cambio automático de doble embrague y seis marchas. Ellos lo llaman ‘Twinamic’. Por el lado de Renault, aún no está confirmado que ellos vayan a ofertar su doble embrague, de nombre EDC.

Eso es todo. Mírate el vídeo y la pinacoteca y decide tú mismo si te gusta más el Smart o el Twingo, que ya te lo enseñé en un artículo anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *