Honda Civic Type R 2015


Otros que van con el cuchillo entre los dientes en el Salón de Tokio. Tras muchos titubeos y palos de ciego en los motores de gasolina V-TEC, Honda es el primer fabricante japonés en alinearse con la moda occidental de turboalimentar todos sus propulsores no-diesel. Ya que el gasóleo lo tienen controlado con sus I-DTEC, el portaestandarte de este giro de timón va a ser la tercera iteración de su compacto deportivo, el que faltaba en la nueva gama Civic, ahora que le han hecho hasta una carrocería familiar. Es decir, el deseado, el codiciado y el envidiado Civic Type R. Que sólo contará con carrocería cinco puertas.

A los Type R les pasa como a los Mazda 3 MPS: pocos ves por la calle, pero hay una cualidad distintiva en ellos, un halo frío de superioridad que a muchos les genera desprecio por puros celos.

El CEO de Honda dijo en su día que habría una siguiente reencarnación del Type R cuando pudieran estar seguros de que le arrebatarían el récord en Nürburgring al Renault Mégane RS. Ergo, lo han conseguido.

El motor seguirá siendo un 2.0 como antaño, pero ya no subirá por encima de las 8.000 rpm con sus pulmones de alpinista, sino que incorporará un turbo del tamaño de una Coca-Cola de litro y medio a la distribución variable muy similar a la que usa Toyota. ¿Continuará igual de sedoso? Aseveran que sí, y que incluso tendrá tacto de motor de aspiración, como siempre, porque llegará casi a las 7.000 vueltas. Pero que el par motor máximo estará disponible bastante antes.

Esto seguro que tendrá tantos detractores como fanáticos sectarios, porque lo que más se le mete en la cabeza al personal son las cifras, y el Type R 2015 estará por encima de los 280 CV (sin que aún se haya especificado cuán por encima).

Gasolina

Los V-TEC, ya sea el pequeño 1.4 l o el 2.0 l no se han hecho famosos por su performance, sino por su suavidad, su elasticidad y su durabilidad. Es la misma bandera que Toyota sigue esgrimiendo en sus VTT-i. Aún así, en el caso de Toyota, los ingenieros se las han apañado para alcanzar hasta 136 CV con una cilindrada de 1.6 l en cuatro cilindros. A parte de la confianza que transmiten a sus conductores, está la cuestión de ser aceptablemente frugales.

Honda va a presentar en Tokio algo que le puede ir muy bien o puede ser una sentencia de muerte. Tres bloques nuevos de admisión variable V-TEC pero todos con turbo. Mayor prestación asegurada, pero antes de creer habrá que probar y superar los test de duración, puesto que hasta los tres años o 50.000 km. hoy en día todos los fabricantes arrojan resultados enteramente positivos.

Muy en la línea europea, habrá un tricilíndrico 1.0 turbo V-TEC, y luego un 1.5 de cuatro cilindros y un 2.0 también con cuatro cilindros. El 2.0 irá primero apretado al máximo en el Civic Type R, pero se jalonará en potencias y consumos inferiores para otros modelos y versiones del propio Civic.

Otra cosa que los tests y el tiempo tendrán que demostrar es si el consumo es netamente menor, porque todo el mundo sabe lo que ocurre cuando tu conducción habitual es la de exprimir las marchas. Todas las promesas del downsizing hacen aguas.

Sea como sea, viendo el pack aerodinámico del Civic Type R… Por Dios, que salga ya a la venta… Por cierto, la versión híbrida que no puede faltar en el Civic también es para el 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *