G-Power M3 GT2 R con 720 CV

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Es probablemente el BMW M3 más potente de la historia. Se llama G-Power M3 GT2 R y ha sido fabricado por el preparador G-Power. Su estética es deportiva a más no poder y en su interior aloja un motor sobrealimentado capaz de exprimir sus virtudes al máximo. Aerodinámicamente hablando es casi perfecto y pesa 1.500 kilos.

El motor de serie pasa a convertirse en una bestia capaz de ofrecer 720 CV de potencia a 8.100 RPM, con un par máximo que escala hasta los 700 Nm. Con semejantes cifras a nadie debería extrañarle que pueda acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y de 0 a 200 km/h en 9,5 segundos. Si sigues exprimiendo el acelerador puedes plantarte en los 330 km/h de velocidad máxima.

Las claves del cambio

El V8 que monta ha crecido en cilindrada para pasar de 4.0 litros a 4.6 litros. Todo ello gracias a un cigüeñal de nueva factura que no llega solo, puesto que le acompañan unos pistones y unas bielas que se han fabricado de forma específica para este G-Power M3 GT2 R.


El sistema de sobrealimentación SK III “Sporty Drive” es el responsable de la ganancia de potencia de más de 300 CV. Los sistemas de refrigeración están hechos a medida y también han revisado la capacidad de los circuitos de lubricación y líquido refrigerante. El sistema de escape es de titanio y los catalizadores deportivos.

En el kit de fibra de carbono que ofrecen encontramos un alerón trasero, aletines, faldón frontal y trasero y un nuevo capó con la ventilación necesaria para que el motor no sufra. Las llantas son de 20 pulgadas y van montadas en unos neumáticos Michelin Pilot Cup de 245/309 ZR20 y 315/25 ZR 20. Los discos de los frenos son cerámicos, con pinzas de seis pistones en el eje delantero y pinzas de cuatro pistones en el trasero.

Del interior hay que decir que los asientos son de competición de tipo baquet, 12 kilos más ligeros que los de serie al estar fabricados con fibra de carbono. La tapicería es de cuero y Alcántara y no le falta una jaula de seguridad que cuenta con el visto bueno de la FIA.

Precios de la preparación

Por el sistema SK III “Sporty Drive” hay que pagar 41.650 euros sin contar la instalación y los impuestos. En total puedes acabar pagando 195.310 euros por este G-Power M3 GT2 R sin contar los impuestos de cada país. Además, también existe la posibilidad de comprar kits y accesorios por separado: kit de carrocería de fibra de carbono (30.000 euros), juego de llantas con neumáticos Michelin Pilot Cup (12.000 euros), sistema de frenos cerámicos (14.460 euros para el eje delantero y 11.778 euros para el eje trasero) y capó ventilado (3.600 euros).

Como veis, hay posibilidades para todos los gustos y necesidades. Lo malo es que no se puede decir que sean para todos los bolsillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *