El sistema Driving Advisor del Lancia Delta consigue unos resultados brillantes según un estudio de una Comisión Europea


Este amplísimo estudio al que se han sometido las marcas más importantes se llama EuroFOT, correspondiendo a las siglas en inglés de “Test Operativo sobre el Terreno”. Es la primera vez que se analizan los dispositivos de seguridad pasiva y activa de forma masiva y con conductores reales. El evento final fue en Bruselas y tuvo como protagonista al Lancia Delta. El proyecto tiene como objeto investigar y promover los sistemas de apoyo a la seguridad preventiva. Y aquí es donde entra el dispositivo Driving Advisor de Lancia.

La imagen captada por una cámara en el parabrisas se procesa para medir la posición del vehículo en relación a las líneas que delimitan el carril. Si el análisis detecta el riesgo de salida del carril por distracción o fatiga se aplica una ligera presión sobre el volante para avisar al conductor que debe corregir la trayectoria.

En Lancia se han esforzado para que la aplicación sea meramente intuitiva, para que no haya que pensar y se responda con rapidez. Mientras que el vehículo permanece lejos de los bordes de la línea que delimita el carril, la percepción del volante es normal. Además, el sistema no interviene si pones los intermitentes. En el caso de que se genere un cambio de dirección del volante que no procede, el mismo conductor nota una ligera corrección automática y, de forma intuitiva, retoma el control del vehículo para mantenerlo en el carril. Si el conductor no tiene sus manos en el volante, el sistema entiende que tiene que generar una señal acústica.

Por un futuro con más seguridad en las carreteras

El Centro Ricerche Fiat, con el apoyo de la Universidad Politécnica de Turín, la Universidad de Turín y la Universidad de Módena y Reggio Emilia, han seguido de cerca a una muestra de 300 clientes con un Delta que equipaba el Driving Advisor. Durante nueve meses han recogido unos dos mil cuestionarios.

Casi el 90% de los clientes considera que este sistema mejora la seguridad en la conducción. Lo que sorprende es que más de un 20% dicen que han cambiado algunos de sus hábitos al conducir gracias al Driving Advisor y que, por ejemplo, ahora utilizan más los intermitentes. Lo importante de estas iniciativas es que poco a poco hagan presión sobre los Estados Comunitarios para que estos sistemas de ayuda a la conducción se impongan por ley y tengan que equiparlo todos los vehículos, igual que en su día sucediera con el ABS.

2 comentarios

  1. De eso se trata, pasito a pasito hay que ir haciendo que los fabricantes tengan la obligación de hacer sus coches más seguros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *