Dacia Duster rescatando a un Porsche Macan

Dacia Duster rescatando un Porsche Macan
Que sí que sí, has leído bien el titular. Un pobre de origen rumano salvando a un rico alemán. Un Dacia Duster rescatando a un Porsche Macan que se quedó más tirado que Carlos Sainz y Luis Moya en el Rally de Inglaterra de 1998.

Por increíble que parezca, el todoterreno de la firma rumana tuvo que echarle una mano al nuevo modelo de los de Stuttgart. El Macan lo pasó francamente mal en Marruecos, donde se demostró que no es un SUV preparado para todo tipo de terrenos. Nos han querido vender que sí lo está con algún que otro vídeo promocional en el que aparece surcando el desierto, pero después de ver estas imágenes tengo muchas dudas al respecto.

El periodista Gavin Green subió las fotos a Twitter

Es una historia real y la conocemos gracias a Gavin Green, un periodista británico que se desplazó hasta Marruecos para cubrir un gran evento de prensa organizado por Porsche para ensalzar la figura del Macan. El propio Green ya adelantó vía Twitter que no era muy amigo de este tipo de SUVs que se colocan la etiqueta de deportivos y no saben defenderse en terrenos off-road, tal vez como presagio de lo que iba a ocurrir horas después.

Porsche Macan en Marruecos

Un mazazo muy viral

Otra mala señal procedía de las unidades de prueba del Macan que se habían estrellado en las agitadas carreteras del país africano. Con todo eso, lo que vino después fue más vergonzante si cabe, aunque Green matizó sus críticas comentando que se había defendido mejor de lo que esperaba y que al final pudo sobrevivir sin la ayuda del Duster (tal vez lo dijo bajo presión, quién sabe).

Sea como sea, estas imágenes ya están dando la vuelta al mundo para ensuciar la imagen de la última joya de Porsche, al tiempo que disparan la popularidad de un modelo que no cuesta ni una cuarta parte. Aunque de todas formas, no creo que el perfil de comprador de un Macan sea el de un aficionado a las rutas off-road. Sería una memez pagar los casi 70.000 euros que cuesta la versión más barata para irse con él por ahí con el bocata de mortadela y la cantimplora en plan explorador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *