Dacia Duster 2019 1.33 TCe GPF en el Salón de París: primer aviso

Dacia-Duster-2019-en-movimiento
Cuando se juega en casa, a todo el mundo le gusta gallear y hacer posturas. El grupo de Renaul-Nissan-Mistusibshi-Infiniti-Dacia-Avto VAZ -y no sé si me dejo alguna marca más- está hiperactivo en el Salón de París. A Dacia se la ha elogiado mucho, pero también se le han hecho reconvenciones algo ásperas, en la línea de «no haréis nunca un coche con nervio y fibra.»

Claro está que la premisa de Dacia hasta la fecha era poner coches con precio de adquisición bajo. Subrayo adquisición, porque luego las revisiones, reparaciones y mantenimientos son tan abultados como en cualquier otra marca.

Un motor muy conocido

Con el Duster, es la primera vez que la reflotada Dacia da un golpe de timón y anuncia caballaje para principios del 2019. Es una fecha vaga, y vagas son las cifras también. Lo que sí es concreto es que el motor multipropósito, el ya famoso 1.33 TCe, encajará en el Duster.

Dacia-Duster-motor
Los rumanos se han afrancesado y germanizado por entero: este motor está en el Clase A M2018 de Mercedes y en el inmediato Clase B M2019. Para Renault, Nissan e Infiniti, juega un rol central en la renovación del Kadjar, la Scénic, etcétera. Como sea, es un bloque al que todo le sonríe: diferentes potencias, mezclas de combustibles, hibridaciones, sistemas antipolución y lo que la Euro6d-Temp le ponga por delante.

Se le pedía más potencia, pero…

Refrescamos la memoria a aquellos que les vendieron el Duster M2018 como un modelo nuevo. No lo es, nunca lo fue. Es el mismo Duster que el del 2014, pero mejor fabricado, más aprovechado en espacio interior y en suspensiones, y con aparataje electrónico que, en lo personal, me sobra. Aún así, le han endilgado a la gente los cambios automáticos de doble embrague, los navegadores, los cinco mil sensores para que el día que falle la centralita te acuerdes de todos los santos, y una lista de disparates informáticos larga como un día sin tabaco.

Dacia-Duster-habitaculo
El acmé de este Duster estaba en 125 CV de gasolina y en 115 CV de gasóleo. El precio, por descontado, ha seducido al más escéptico. Y lo que rinde el coche por ese montante también convence. Pero «hay, si tuviera algo más de tirón», que se venían lamentando algunas personas. Pues bien, ahí lo tendréis, pero luego vocearéis furibundos el argumento de «éstos qué se han pensado; por ese dinero yo no me compro un Dacia». La cuestión es ofenderse de continuo y por sistema.

Antes de tener una ficha técnica en mis manos, lo que sé ahora mismo es que la idea pasa por suprimir el 1.2 TCe de 125 CV y usar el antes mencionado 1.33 TCe, a la búsqueda de dos piruetas: una de la que salgan 130 CV y otra de la que estiren 150 CV. Ambas soluciones, igual que han hecho con el 1.5 Blue dCi diésel, irán amordazadas con filtros de retención de CO2 y NOx, mecanismos en el sistema de escape que en Dacia serán conocidos como ‘GPF.’

Dacia-Duster-2019

Dacia sube precios

¿Pedíais potencia? Ahí tendréis 150 CV en un todoterreno real; 4X4, ligero y cumplidor. Insisto: que luego nadie lamente los precios de salida, ni los consumos, ni el coste de las visitas al taller. Dacia va a dejar de vender la piel barata muy pronto. Éste es su primer aviso.

Artículo recomendado: ¿Te comprarías un Dacia Duster GT?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *