Los Citroën más atípicos de la historia


Citroën es una empresa del sector de la automoción que lleva en funcionamiento desde 1919, que fue cuando André Citroën decidió crear una marca que a día de hoy sigue siendo muy conocida en todo el mundo.

El caso es que durante sus primeros años de historia se fabricaron automóviles que poco tienen que ver con los que encontramos en cualquiera de sus concesionarios en estos momentos. Entre los años 20 y los 60 se animaron con los autocares y los incorporaron en las más de 150 líneas que formaban parte de la sociedad de transportes Citroën.

Un autocar, un monoplaza y un helicóptero

Uno de ellos era el Autocar Citroën U23, carrozado por Besset en 1947 y basado en el Citroën U23. Montaba un motor Traction de 11 CV y podía transportar a 28 pasajeros, 20 sentados y 8 de pie.

En la Segunda Guerra Mundial desarrollaron un tractor llamado Type J que se movía con sus cuatro ruedas motrices impulsadas por un motor de 7 CV. Antes ya habían producido tractores más pequeños derivados del Type A, que fue el primer coche que Citroën fabricó en serie.

En 1965 Maurice Emile Pezous se encargó de dar vida al MEP X1. Gracias a su desarrollo nació el MEP X27 que podéis ver en la galería de imágenes, del que se fabricaron 80 unidades que pesaban 392 kilos y alcanzaba los 200 km/h. Era un coche de carreras que se dejó ver por los circuitos hasta 1975.

Para terminar, hay que hablar del Citroën RE 210, un helicóptero biplaza que sobrevoló París por primera vez en 1975 y hoy no es más que una pieza de museo que podemos encontrar en el Conservatoire Citroën, en Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *