Aston Martin Rapide S, 558 CV para disfrutar


El Aston Martin Rapide S no es un modelo completamente nuevo. Como podéis intuir por su nombre, no es más que una variante del Aston Martin Rapide que ya conocemos. Eso sí, no es un simple restyling del que apenas de te das cuenta, sino que hablamos de una renovación profunda que le afecta tanto por dentro como por fuera.

Para empezar, hay que hablar de su potentísimo motor V12 de 6 litros. Ahora entrega 558 CV, por lo que la ganancia es de 81 CV respecto a la versión convencional. Gracias a ello puede situarse por delante de sus principales rivales en lo que a potencia se refiere. El Porsche Panamera Turbo S ofrece 551 CV y el Mercedes-Benz CLS AMG 63 se planta en 525 CV. El único que le supera, y por muy poco, es el Audi RS7 gracias a sus 560 CV.

Prestaciones de categoría y un consumo contenido


Esa ganancia se traduce en unas prestaciones mejoradas. Pasa de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y pueda alcanzar una velocidad máxima de 306 km/h. El Aston Martin Rapide a secas se tiene que conformar con hacer el 0 a 100 en 3 décimas más y alcanzar una velocidad punta de 295 km/h.

Aunque no sea lo más relevante en un coche de estas características, la firma británica también ha querido trabajar en materia de eficiencia. Por eso reduce el gasto de combustible a 12,3 l/100 km (14,9 l/100 km en el Rapide) y las emisiones de CO2 son de 332 g/km (355 g/km en el Rapide).

El motor ha sido recolocado, situándose ahora 19 mm más atrás para que se reduzca el centro de gravedad. Eso, sumado a una revisión del control dinámico de estabilidad y al estreno de la última generación del sistema adaptativo de la amortiguación, hacen que su comportamiento dinámico sea todavía más placentero.

Lujo y seguridad a partes iguales


Aston Martin no ha querido descuidar un aspecto tan importante como el de la seguridad. Hacer el loco con él es menos peligroso para los demás gracias a las mejoras que sean producido en la protección en caso de atropello de peatones. Culpa de ello la tiene el nuevo diseño de capó, paragolpes y parrilla. Esta última parte es capaz de retroceder cuando se produce un impacto para minimizar las lesiones del peatón atropellado.

En el interior, con capacidad para cuatro ocupantes, encontramos lo de siempre: lujo, calidad y todo el equipamiento que puedas imaginar, como por ejemplo una doble pantalla para los asientos traseros con auriculares inalámbricos.

Hay diferentes packs para elegir entre deportividad y exclusividad. Tú decides la composición de ese mix, pero en cualquier caso todo está fabricado a mano y los materiales empleados son de máxima calidad. No podía ser de otra forma tratándose de Aston Martin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *