10 cosas que nos irritan cuando conducimos

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

conductor-enfadado
Cuando te subes al coche te preparas para un trayecto que no siempre es agradable. La jungla está llena de peligros y cualquier día puedes tener un accidente sin que sea por tu culpa. Por eso hay que ir con los ojos bien abiertos.

También es recomendable no irritarse, aunque a veces es imposible contenerse viendo lo que determinados conductores son capaces de hacer. Hay gente que carece de educación y a los demás no nos queda otra que sufrirlo. Eso y lanzar un mensaje que las autoescuelas deberían cazar al vuelo. Me refiero al de enseñar algo más que las normas de educación que recoge el librillo de turno. De esta forma, probablemente, evitaríamos enfados por cosas como las que menciono a continuación.

1. Los que no utilizan el intermitente

¿Tanto cuesta utilizar el intermitente? No se va a fundir en dos días y no gasta combustible. Ser un pasota o no ponerlo por pereza puede traer consecuencias negativas, ya que su objetivo no es otro que el de evitar accidentes señalando las intenciones del conductor.

2. Los que tiran colillas y papeles

Es de cerdo. De muy cerdo. Y no son pocas las veces que he visto a conductores y acompañantes lanzando colillas y todo tipo de objetos por la ventana. ¿Hacen lo mismo cuando están en sus casas?

conductora-fumando

3. Los que pasan del carril derecho

No cuesta nada circular por el carril de la derecha y cambiarse cuando es necesario. Es todo un clásico ver autopistas de tres carriles con el del centro repleto de coches. Se deben sentir muy cómodos lejos de los guardarraíles, pero no se dan cuenta de que ralentizan el tráfico.

4. Los que se cambian de carril a última hora

Es de listillos. Ven un atasco kilométrico en el carril de salida y prefieren ahorrárselo jugándosela hasta el final. Piensan que siempre habrá una persona con buen corazón que les invitará a meter el morro sin acordarse de sus difuntos. Y la verdad es que siempre la hay.

autopista

5. Los que se pegan por detrás a 20 centímetros

Tienen prisa o tienen muy pocas neuronas. Son las dos explicaciones posibles. Normalmente suele ser lo segundo, ya que tener prisa no debería llevarte a conducir a escasos centímetros del coche que te precede. Si no se cambia de carril es porque no puede, porque no quiere o porque no se entera. Es preferible hacerle luces, aunque siempre hay que hacerlo cuando tiene espacio más que suficiente para cambiarse y vemos que no va a adelantar a ningún coche. Además, hay que ser un poco paciente y no sacar a pasear las luces largas nada más acercarse. Los que hacen eso deberían comprarse sirenas como las de los coches de policía.

6. Los motoristas que pasan entre los coches

Da la sensación de que algunos motoristas no saben que se están jugando la vida cada vez que se marcan un zigzag entre coches. Es especialmente peligroso cuando hay un atasco, los coches circulan a bajas velocidades y ellos van a 80 km/h o más. Cualquier cambio de carril brusco de un coche puede acabar con sus vidas. De hecho, está pasando y por desgracia seguirá pasando porque no hay campañas de concienciación al respecto. Se les deja hacer lo que les da la gana y nunca se les multa.

motoristas

7. Los que no se enteran cuando hay un paso de peatones

Cuando circulas por calles en las que hay pasos de peatones y muchos coches aparcados debes levantar el pie del acelerador. La visibilidad no es muy buena y en cualquier momento puede cruzar un peatón. Ese peatón, todo hay que decirlo, debería ser lo suficientemente prudente como para no lanzarse sin mirar. En ocasiones es complicado para el conductor, que se ve obligado a reducir su velocidad hasta los 10 km/h. Es una cuestión de prudencia que afecta a las dos partes.

8. Los que conducen con el móvil en la mano

Son una especie que evoluciona y se multiplica. El uso de aplicaciones como WhatsApp preocupa a las autoridades competentes en materia de seguridad vial. No son pocos los accidentes que se han registrado por distracciones y la cosa no cambiará a menos que haya campañas de concienciación. Eso o que los sistemas multimedia de los coches nos permitan acceder al contenido de una forma segura, tal y como sucede con el manos libres a la hora de llamar.

WhatsApp-conduciendo

9. Los que apuran en las incorporaciones

Los listillos que se cambian de carril a última hora conocen esta técnica a la perfección. Cuando no hay atasco da igual que apuren, pero cuando hay atasco… ¿Por qué llegan hasta el final de la incorporación rebasando a los coches que tienen por delante incorporándose? Supongo que por lo listos que son.

10. Los que no se enteran en las rotondas

Es el eterno debate. ¿Hay que ir por dentro o por fuera? Yo soy de los que opinan que ir por dentro no es nada malo siempre y cuando señalices tus intenciones una salida antes de abandonar la rotonda. Lo que no me vale, que es lo que algunos defienden y te suelen enseñar en las autoescuelas, es lo de ir siempre por la derecha. Me da rabia la gente que da la vuelta a toda la rotonda por el carril derecho. ¿Para qué está el izquierdo? ¿Cuándo se puede utilizar? Que alguien me lo explique, por favor.

¿Cuál de estos puntos que acabo de tratar te da más rabia? ¡Espero tus comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *